¿Qué significa hipotecante no deudor?

 ♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

¿Qué es ser un Hipotecante no Deudor?

El préstamo hipotecario implica ciertas responsabilidades que, habitualmente, los propietarios desconocen incluso tras firmar el documento del préstamo. Una de las figuras jurídicas muy presentes en operaciones inmobiliarias de compra-venta con financiación hipotecaria como, pero a su vez bastante desconocidas por parte de la ciudadanía, es la del hipotecante no deudor.

Los bancos tan solo suelen proporcionar una hipoteca por el valor del 80% del inmueble que se desea comprar. No obstante, en el caso de personas con otra u otras viviendas, sí es posible la concesión de una hipoteca al 100% a cambio de hipotecar otra residencia como segunda garantía. Es entonces cuando el comprador figura como hipotecante no deudor. También se ofrece cuando un familiar ayuda a otro a comprar un inmueble, por ejemplo, padres a hijos. Es decir, la titularidad del inmueble no recae necesariamente en el garante de la hipoteca. En otras palabras, el hipotecante no deudor no tiene por qué ser el comprador, sino tan solo una tercera persona que usa su vivienda como garantía de la nueva compra. Hasta ahora puede parecer que tanto esta figura hipotecaria como la del avalista son lo mismo, pero existen diferencias entre ambas que determinan una posición de privilegio de una frente a la otra.

¿Qué ventajas tiene?

La principal ventaja del hipotecante no deudor frente al avalista es que el primero hipoteca únicamente ese tercer inmueble, el resto de su patrimonio tanto presente como futuro no correría ningún riesgo. Al contrario que en el caso del avalista, pues avala todo su patrimonio e incluso esta responsabilidad es hereditaria. En el caso de que se produjera un impago por parte del comprador, el avalista perdería todo su patrimonio mientras que el hipotecante no deudor únicamente el bien hipotecado.

Además, ni siquiera se debe hipotecar todo el valor del inmueble, sino que el hipotecante no deudor puede limitar su responsabilidad a una determinada cantidad concreta del préstamo, a un porcentaje o a unos años determinados. De tal manera que, tras cubrir la cantidad acordada, el hipotecante no deudor quedaría libre de toda responsabilidad.

Aunque la cantidad o el tiempo que resulta hipotecada la residencia del hipotecante no deudor es menor y por lo tanto el riesgo también lo es, si podría correr un peligro limitado. En caso de impago por parte del comprador de la vivienda, el banco podría sacar a subasta la propiedad.

Con todo ello, ante la posibilidad de elegir entre una de las dos figuras jurídicas en un préstamo hipotecario es preferible optar por la del hipotecario no deudor. En ocasiones las entidades bancarias intentan cerrar el contrato con la persona firmante figurando como avalista y también como hipotecante no deudor. Para evitar esto, es recomendable leer el contrato en su totalidad detalladamente y, si se da esta situación, comunicar a la entidad el “error”.

Sonia García
Autor: Sonia García
Nacida en Madrid el 1 de junio de 1998. Estudia Periodismo en la Universidad CEU Cardenal Herrera. Tomó contacto con la profesión desde el inicio de su carrera. Colaboró con: La Ocho Mediterráneo TV, Levante EMV, Levante TV, Inforadio, EDMred. Ahora forma parte del equipo de MEDITERRÁNEO DIGITAL como becaria. Defensora de la libertad de expresión y justiciera de la verdad.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.