Investigan si una juez trabaja por las noches tirando las cartas en un tarot

tarot

El Consejo General del Poder Judicial tiene abierto un expediente informativo en relación con la juez de Vigilancia Penitenciaria de Lugo, María Jesús García, para comprobar si, además de en el juzgado, también trabaja en una consulta de tarot y videncia.

Además, intentan averiguar si la juez García reparte en persona publicidad de su centro que dejaría en los parabrisas de los vehículos próximos a los juzgados, según informa La Voz de Galicia.

"Tarotista y vidente con gran experiencia echa las cartas del tarot en persona", dice como reclamo en los pasquines publicitario, en los que se proporciona un número de teléfono, precio de 15 euros y otros datos sobre las consultas de la vidente.

Por el momento, no está claro si es la propia juez la que distribuye los folletos informativos de la consulta, como algunos apuntan, ni tampoco si es ella la que lee el tarot a los clientes y si, en caso de que ella fuera la tarotista, esta actividad es compatible con la de juez.

Así las cosas, a primeros de mayo se inició una investigación que ahora está en manos del Consejo General del Poder Judicial después de que llegara un informe de Lugo al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y éste incoara expediente y, a su vez, lo remitiera al máximo órgano de gobierno de los jueces.

María Jesús García no es la primera vez que ocupa líneas en los periódicos. En 2012, el ABC se hacía eco de que el gato de la juez era un asiduo a las vistas que celebraba en los juzgados de Santiago y había dado lugar a una serie de protestas.El artículo hacía mención a su pasado polémico en Madrid, Santander y Bilbao y ahora en Santiago, con tan solo un año desde su llegada a los juzgados.

Al parecer, entre sus colegas y el personal ya había levantado ampollas a cuenta de sus "faltas de respeto", contestaciones fuera de lugar y ausencias en las vistas.

El CGPJ ya la expedientó por fumar dentro de la sala de vistas en el Juzgado de lo Penal Número 6 de Bilbao. Fue sancionada con una falta leve. En Madrid, la juez no tomó declaración a un detenido porque se encontraba en un gimnasio. Y en Bilbao, frases con motivo de la ley del "divorcio express". Estos y otros comentarios indignaron al CGPJ, que le interpuso una multa de 3.000 euros.

La Voz de Galicia llamó al número de teléfono publicitado en los folletos y una voz de hombre remitió a llamar al juzgado para dar con ella, aunque adelantó que la juez no solía hablar con los periodistas. El Progreso asistió en directo a una sesión de adivinación y asegura que es ella la que cobra aunque la juez lo niega.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.