Última actualizaciónVie, 03 Jul 2020 11am

España

Una señora ridiculiza, ella solita, a todas las feministas y a un periodista planchabragas

 senora-feminazis

Un vídeo en Twitter muestra la realidad de la huelga del 8-M.

Según la Real Academia Española de la Lengua el feminismo es el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre y, sobre todo, un movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes de la sociedad. A la hora de la verdad, sin embargo, el feminismo actual ha mutado en algo que muy poco o nada tiene que ver con su génesis original, y que busca prevalecer por encima de todas las cosas, los derechos de la mujer sobre los demás.

La primera huelga feminista en España dio la vuelta al mundo. Y los vídeos han empezado a recorrer internet y redes sociales. Si a primera hora del día corría como la pólvora el asalto de las feminazis a la Universidad Complutense de Madrid, que insultaron y agredieron a las universitarias, todas chicas, que ejerciendo sus derechos y su libertad sí querían asistir a clase como un día normal, a media tarde se hizo viral la grabación de un digital de izquierdas que, intentando ridiculizar el 'machismo' de una señora, consiguió exactamente el efecto contrario.

La secuencia muestra a una mujer normal, de ideas firmes, que ante el asalto a un centro comercial se enfrentó a las feminzais sola y delante de las cámaras. "Esto me parece horroroso y vergonzoso", relataba al ser preguntada "el que quiera hacer la huelga que la haga, pero no tienen derecho a meterse aquí (comercio de ropa)".

Ante la insistencia del periodista, de un digital de izquierdas, sobre si le iba a hacer la comida a su marido, la mujer respondió con total normalidad. "Naturalmente, la mía, la de mi marido y el que venga invitado, ¿por qué no?". El reportero, con ánimo reflejar y tergiversar a su antojo la realidad, le preguntó por su descanso. "Yo descanso cuando tengo que descansar y lo fijo yo, no me lo fija nadie". "A mí nadie me obliga a hacer una huelga, la hago cuando yo quiero", para sentenciar a continuación: "Quedo siempre libre, y no me lo vienen a decir estás monas de mierda..." feminazis.

La huelga dejó mucho que desear. Multitud de mujeres que realmente trabajan a diario, por y para sus familias, para sacar a sus hijos y sus vidas adelante, no quisieron, ni necesitaron, destrozar y enseñar los pechos para reivindicar un manifiesto que no llevó sino al desastre visto desde España a nivel mundial. Vergüenza ajena.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.