Un instituto de Lérida organiza una 'morreada gay' por el comentario de un profesor

beso-gai

En la era de lo 'políticamente correcto', cualquier comentario que los censores del pensamiento único consideren ofensivo o fuera de tono puede derivar en un linchamiento en masa.

Esta peculiar historia comenzó cuando dos alumnas del instituto Samuel Gili i Gaya, de Lérida, colgaron una carta en Facebook alertando de las palabras de su profesor de filosofía. En el escrito, las dos chicas aseguraban que el docente dijo durante una clase que "ser homosexual es antinatural, es como estar cojo o tuerto". Y la consecuencia fue viral. La mecha de la polémica prendió en las redes sociales, pasó por los medios de comunicación, revolucionó el instituto y acabó en el despacho de la Generalitat. Tal cual.

Los colegios de Barcelona difundirán vídeos de gais contra 'la homofobia'

200 alumnos organizan un 'beso gay'

Apenas unos días después, más de 200 niños y niñas, de entre 13 y 16 años, se manifestaron frente al centro escolar para reprochar la actitud del profesor. Organizaron un 'besódromo' entre personas del mismo sexo.

Junto a los alumnos del centro, se sumaron a la iniciativa los estudiantes de los institutos Màrius Torres y Joan Oró. Además, hasta allí acudió el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans y el colectivo Colors de Ponent, que han calificado directamente al profesor de "delincuente" y han pedido una sanción para él.

Frente a lo ocurrido, los partidos políticos catalanes han querido subirse al carro de las reivindicaciones.

ERC, la CUP y Mireia Mata, directora general de igualdad de la Generalitat, no han dudado en manifestar su apoyo público a los estudiantes.

Por su parte, la directora del instituto, Carme Panadés, ha asegurado que el profesor "emitirá un comunicado pidiendo disculpas". Además, según explicó, el profesor de filosofía "nunca quiso ofender a nadie. Pero hizo un comentario que no tenía que haber hecho".

"Nosotros intentamos educar en el respeto, la tolerancia y la igualdad, sea cual sea la tendencia sexual de los alumnos y los estudiantes defienden lo que quieren, cada vez hay más sensibilidad en estos temas, los jóvenes han reaccionado", afirmó en declaraciones a Europa Press.

El profesor, enfermo del corazón

De momento, el profesor no acudió al centro el día de la manifestación, ya que tiene 64 años y problemas en el corazón. Además, la directora del centro afirmó que el maestro "estaba muy afectado".

Sin embargo, el colectivo Colors de Ponent, insiste en que el profesor ha infringido la ley 11/2014 de la Generalitat para erradicar la homofobia y que debería ser castigado.

En el caso de que el docente sea amonestado, la sanción, según lo establecido por la legislación catalana, una de las más estrictas de Europa en materia de protección al colectivo LGTBI, podría oscilar en "una multa por una cuantía equivalente al importe mensual del indicador de renta de suficiencia de Cataluña, correspondiente a un período de entre siete días y tres meses".

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.