Franco #SeQueda: Pablo Iglesias y Puigdemont estallan contra el Tribunal Supremo 'fascista'

valle caidos

Pablo Iglesias, Eduardo Madina, Gaspar Llamazares, Carles Puigdemont y toda la progresía mediática tachan al Tribunal Supremo de "fascista" tras la expresión usada en el auto para paralizar la exhumación del General Franco.

"El hecho de que fuera Jefe del Estado desde el 1 de octubre de 1936 hasta su fallecimiento el 20 de noviembre de 1975 atribuye a toda la controversia unos rasgos especiales que no se pueden ignorar". Ese es el párrafo textual del auto del Tribunal Supremo sobre la suspensión de la exhumación de Francisco Franco en que el Alto Tribunal asume que el general ya era jefe del Estado en el año 1936 tras el Alzamiento Nacional y que ha despertado las críticas de la izquierda española. Se han ofendido.

El ex presidente fugado de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha mostrado sorprendido por esta afirmación del Tribunal Supremo como "jefe de Estado desde el 1 de octubre de 1936". El líder separatista ha acusado a  la Justicia de "legitimar el golpe de Estado contra el legítimo Gobierno de la República española". "No me lo puedo creer", ha apostillado. Y eso lo dice un tipo que está fugado.

El Supremo paraliza la exhumación de Franco... de momento

Contra esa afirmación ha cargado también el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, calificándola de "auténtica barbaridad". "Que la sección cuarta de la Sala III del Tribunal Supremo considere a Franco 'Jefe de Estado desde el 1 de octubre de 1936' es una auténtica barbaridad", ha señalado el líder de la formación comunista.

Iglesias ha ido incluso un paso más allá y ha insinuado que esto puede tener algo que ver con "la cercanía de uno de los jueces a la Fundación Francisco Franco", en referencia a José Luis Requero, contra quien la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica ya había presentado una queja ante el CGPJ por su cercanía con Santiago Milans del Bosch, "estrecho colaborador de la Fundación Franco y cuyo bufete defiende intereses de la familia del dictador".

En una línea similar se ha mostrado el secretario de Organización podemita, el argentino Pablo Echenique, que ha asegurado que el Supremo legitima "la figura del dictador en plena Guerra Civil y pocos meses después del golpe" investido por "sus propios compañeros golpistas".

Echenique: 'Yo soy más español que Franco'

Más duro se ha mostrado el ex diputado del PSOE, Eduardo Madina, que ha afirmado que el escrito del Alto Tribunal es "rídiculo e insultante". "Qué vergüenza", ha rematado a través de su cuenta de Twitter

El promotor de Actúa y ex líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, (¡quién se acuerda ya de este!) ha acusado al Supremo de mantener "un respeto y prosopopeya al nombrar al dictador y Jefe que llama la atención" y de que el auto podría estar basado en "una historia extraída de la Enciclopedia Rubio".

"El Tribunal Supremo asume así en su auto que el dictador era jefe de Estado desde el 1 de octubre de 1936, en pleno conflicto bélico, cuando fue investido por los altos mandos militares del Ejército sublevado en la Capitanía General de Burgos como "jefe del Gobierno del Estado".

Y todo esto lo dicen una panda que en pleno siglo XXI sigue venerando a la momia de Lenin o rinde pleitesía a la tumba del asesino y dictador cubano Fidel Castro. El mundo feliz de la izquierda. La democracia hecha a medida de la progresía.

Izquierda Unida utiliza una foto de Lenin, dictador y genocida, para su campaña electoral


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.