Te contamos todo lo que no se vio del acto de VOX en el Teatro Barceló de Madrid

dj abascal

Diría que lo de este viernes en el Teatro Barceló de Madrid (antigua sala de Pachá) fue un tongazo. Primero porque se juntó la clase guapa, aseada y educada de la sociedad joven madrileña. Segundo porque no hubo ni un altercado, ni botellas por los suelos, ningún borracho liándola parda, ninguna feminazi despotricando… Nada. Todo era de extrema normalidad.

En la calle hay una cola abarrotada de gente que espera poder entrar. En la entrada, un amplio dispositivo de seguridad revisa a cada uno de los que pasan. Una vez dentro, una mesa de Cañas por España ofrece merchandising. Suena música y hay gente cantando; lo que viene siendo ambientazo.

La sala se divide en dos partes, la pista de baile y la zona reservada. De las barandillas cuelga una banda con los colores de la bandera de España. Los hay bailando en la pista, los hay sentados tomando algo tranquilamente… Hasta que suena "El novio de la muerte". De repente, cientos de jóvenes, que ya llenan la sala, se levantan en señal de respeto y la cantan. Finalizan con un “Viva España”, “Viva el Rey” y “Viva la Guardia Civil”. Todo de extremo facherío.

Se recibe a Santiago Abascal, líder de Vox y candidato a la Presidencia del Gobierno de España, al grito de Presidente, Presidente. Le da paso uno de los chavales de Cañas por España, que para quien no lo sepa, es ese movimiento joven que empezó siendo una quedada entre amigos para tomar unas cervezas con Santiago y que se ha convertido en todo un reclamo nacional para los más jóvenes de Vox. Algunos medios los llaman cachorros de Vox. Lo cierto es que allí todos eran mayores de 18 años con unas ideas muy claritas y un sentimiento común: amor a España.

Junto a Santiago Abascal, se encuentra Rocío Monasterio. La presenta como la próxima Alcaldesa de Madrid y a algunos nos produce confusión (entre ellos a la propia Rocío) pero es el mismo Santiago quien nos deja como estábamos cuando también se dirige a ella como la futura Presidenta de Madrid. A la pregunta de qué vas a ser, Alcaldesa o Presidenta, Rocío Monasterio, con esa mágica sonrisa que nos encanta, dice que es una decisión muy importante y que aún no está nada decidido. Su objetivo principal lo tiene claro: trabajar por y para los ciudadanos. 

El discurso de Santiago es en todo momento cercano y sencillo. Es el discurso de un tipo normal, de ese mismo hombre que hasta unos meses pasaba desapercibido entre los medios y que no representaba ningún “peligro” para sus adversarios. Ahora es todo diferente pero su discurso no ha cambiado. Santiago empieza a contar cómo era su vida siendo joven: cómo vivió amenazado de muerte en el pueblo en el que se crió, cómo sus padres vivieron el acoso en su propio negocio y cómo el identificarse como español era un motivo de conflicto. No lo comenta de oídas. Lo ha vivido.

Santiago les recuerda a los presentes el trabajo que les ha costado a los padres sacar a sus hijos adelante, les anima a formarse para conseguir buenos trabajos, les invita a formar familias, porque son la base de la sociedad. Menciona también a los jóvenes que han tenido que salir de España en busca de una oportunidad y de su firme propósito para hacer que todos ellos vuelvan a España a desarrollar sus carreras.

Extremo sacrificio, extrema responsabilidad y, a continuación, extrema valentía.

Santiago menciona que en España hace poco murió Víctor Laínez, un hombre que fue asesinado por llevar unos tirantes de España. Recuerda que hace unos días, una alumna fue expulsada de clase por llevar una pulsera de España con las iniciales de Vox.

Entonces un “Viva España” interrumpe su discurso y el propio Santiago grita “Viva”.

“Se pude vivir con miedo a perder la vida pero no se puede estar muerto en vida. No se puede vivir sin dignidad.”, dice Santiago.

“Vosotros no tenéis que sentir vergüenza por llevar la bandera de vuestro país. No tenéis que sentiros avergonzados por amar España. Los que tienen que sentir vergüenza son los de la hoz y el martillo. Esos tienen que sentir vergüenza. Vergüenza tienen que sentir los separatistas, los que quieren romper España, no vosotros, los que amáis vuestro país.”

Se vuelve a interrumpir el discurso con un “Puigdemont a prisión” seguido de una aclaración de Abascal, "a Puigdemont hay que traerlo a España primero. Pero a quien hay que meter en prisión es a Torra".

Termina su intervención recordando que en Vox no hay miedo. “Si alguien os dice que tienen miedo por sentirse identificados con España, que voten al PP. Los que no tenemos miedo, votaremos a Vox”.

No acaban los aplausos y surgen los momentos más espontáneos de la noche, con la ronda de preguntas de los más jóvenes.

Le preguntan a Santiago qué le diría que hiciera a alguien a quien echan de clase por llevar la pulsera de la bandera. Suena de fondo un “echarle cojones” seguido de risas. “Mira, ya te han contestado (risas). Pero le diría que si le echan de clase por llevar una pulsera de España, al día siguiente se presente con una camiseta de España. Sin miedo.”

Finalmente y como en cada acto, suena el Himno de España, seguido de un “Viva España”. Como no podía ser de otra manera, Santi Abascal se pone los cascos para pinchar un tema, se mimetiza con los más de 700 jóvenes que le acompañan y entonces, suena una versión tecno del Himno de España que todos siguen con el mítico lo lololo.

La futura alcaldesa o presidenta de Madrid, Rocío Monasterio, también se anima y pincha otro tema, más comercial. Una de Bon Jovi mientras Abascal se hace fotos con los chavales que se lo piden.

Yo me pensaba que los fascistas cantaban el 'Cara al sol' siempre que podían. Que le rendían homenaje a Franco en todos sus actos. Que levantaban el brazo y pedían la muerte de los que no piensan como ellos. Seguramente es lo que hagan. Pero nada de eso es lo que vivimos el viernes en el segundo aniversario de 'Cañas por España'. Allí lo único que hubo fue orgullo patrio, buena dosis de valentía y cientos de jóvenes españoles ilusionados porque por fin hay en su país un partido político dispuesto a luchar por ellos con determinación y sin complejos.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.