Última actualizaciónMié, 05 Ago 2020 7pm

España

Pedro Sánchez convoca elecciones generales el 28 de abril

pedro sanchez elecciones 28a

La etapa en el poder de Pedro Sánchez ya tiene fecha de punto final o de consagración definitiva: las elecciones generales serán el 28 de abril. El presidente del Gobierno ha anunciado la convocatoria este viernes, apenas ocho meses y medio después de llegar al cargo con una moción de censura en la que arrebató el puesto a Mariano Rajoy. Los independentistas catalanes, claves para aupar a Sánchez, han sido definitivos al provocar el final de la legislatura con su rechazo a los Presupuestos Generales. Gobierno y Generalitat negociaron una salida a la crisis catalana, pero la negativa del primero a traspasar la línea roja de la autodeterminación rompió el diálogo. A partir de ahí, PDeCAT y ERC cumplieron su amenaza y no apoyaron las cuentas. Fue la estocada definitiva y Sánchez ha optado por adelantar los comicios.

Nada pone más nervioso en política a Pedro Sánchez y su gurú estrella, Iván Redondo, que perder la iniciativa. Desde el pasado jueves, cuando decidieron recuperarla y La Moncloa dio un ultimátum a los independentistas, los acontecimientos se han precipitado a velocidad de vértigo y siempre con los tiempos marcados por Sánchez y su equipo, que vivieron la peor semana de su mandato y han decidido intentar frenar la sangría con una apuesta muy arriesgada: la convocatoria de elecciones anticipadas.

Prácticamente todos los dirigentes relevantes apuntaban durante esta semana al 28 de abril como opción más probable, pero la decisión de Sánchez de esperar dos días para anunciarlo había desatado todo tipo de especulaciones que iban del superdomingo —una fecha que siempre estuvo encima de la mesa pese a la oposición de los barones y que finalmente parece haber perdido la batalla por motivos estratégicos— hasta el 14 de abril o incluso el 11, un jueves, que era la primera fecha disponible si Sánchez decidía este mismo viernes disolver las Cortes, algo que no cuadraría en absoluto con la convocatoria de un Consejo de Ministros ordinario justo después del extraordinario.

Las generales, así, se celebrarán un mes antes que las autonómicas, municipales y europeas. Esta maratón electoral se llevará a cabo mientras el Tribunal Supremo juzga a los líderes del procés, un juicio que comenzó el pasado martes y que se espera dure tres meses. El proceso influirá en la campaña y proporcionará un altavoz al independentismo por un lado y a Vox por el otro, personado como acusación popular.

Ha sido una semana frenética, que arrancó con más de 100.000 españoles manfiestándose en la Plaza de Colón de Madrid, convocados por PP, Ciudadanos y VOX, a favor de la unidad de España y exigir la convocatoria de elecciones anticipadas.

Se acaba así el experimento de la primera moción de censura exitosa de la historia de España, que llevó al poder a Sánchez de la misma manera, rápida e imprevista, en la que se han convocado las elecciones. En una semana, PSOE, Podemos, PNV, ERC y PDeCAT se pusieron de acuerdo para echar a Mariano Rajoy y llevar a La Moncloa a un presidente con solo 84 diputados. Pese a esa debilidad, Sánchez y sus socios fueron capaces de sacar adelante decretos importantes, y se han tomado decisiones que en cualquier caso quedarán ahí si el próximo Gobierno no las revierte.

El presidente sin embargo, no ha podido rematar su gran apuesta ideológica, sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos. La decisión está tomada y se sanciona hoy en Consejo de Ministros, pero es muy probable que el Tribunal Supremo la paralice durante unos meses. Si cambia el Gobierno, este asunto podría quedar en un limbo indefinidamente.

España tendrá sus terceras elecciones en menos de cuatro años, con una moción de censura que cambió el Gobierno en medio. Una nueva era para el que fuera uno de los países políticamente más estables de la Unión Europea. La presencia de hasta seis opciones importantes en algunas zonas hace prever que esa estabilidad no volverá al menos a corto plazo. También que la formación de Gobierno se antoja complicada en los próximos meses, sea cual sea el resultado.

El presidente ha optado por jugársela con unas generales inciertas. Su convocatoria lanza una moneda al aire. Veremos cómo caerá.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.