España

Los independentistas convierten el Pleno del Parlament en un nuevo ataque a España

 torrent-auditori-parlament

El presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, ha suspendido la sesión de investidura a la que debía someterse Jordi Turull y la ha reconvertido en un pleno para abordar la situación política. La oposición había pedido la cancelación de la sesión, pero Torrent ha decido mantenerla para abordar "la excepcionalidad" de la situación tras el ingreso en prisión de cinco líderes independentistas, entre ellos el propio candidato. "El Estado está impidiendo que se refleje la soberanía expresada libremente en las urnas", ha afirmado Torrent, recoge la crónica del diario El País.

El Gobierno de Mariano Rajoy había advertido al presidente de la Cámara que podría cometer una ilegalidad si persistía en la celebración de la sesión de investidura. El debate ha derivado en un reguero de acusaciones de los partidos independentistas contra las instituciones del Estado.

Con la anulación de la votación, Torrent ha evitado infringir la legalidad. El Tribunal Constitucional ya dictó en el auto sobre la fallida investidura de Puigdemont la necesidad de que estuviera presente. Y la misma Ley de Presidencia de la Generalitat obliga a que los candidatos a asistir al debate. No tiene ningunas ganas el independentismo de sumar más imputados a la causa. Torrent no ha cruzado la línea roja, pero ha intentado cumplir con el deseo expresado por Turull de celebrar la sesión. "No se puede estar aquí porque está en la cárcel. En estas condiciones no se puede celebrar el pleno, pero ante la gravedad de la situación hace falta que hablemos", ha afirmado.

Turull, procesado por rebelión y malversación, había pedido a través de sus abogados que se celebrara la segunda sesión, por "dignidad del Parlament". En la primera sesión perdió por 64 votos a favor y 65 en contra y no había ningún indicio de que esa situación se revertiera. La sesión ha reflejado de nuevo dos bloques, aunque el PSC y Catalunya en Comú han pedido romper esta división para destascar el conflicto.

'Un frente común contra el Estado'

Ya levantada la sesión, el presidente de la Cámara ha liderado el ataque a los jueces presidiendo un acto celebrado en el auditorio del Parlament en el que ha acusado a los tribunales de "acabar con la libertad ideológica", "suspender la democracia", "criminalizar ideas políticas" y actuar al servicio de "un régimen autoritario". Lo publica en su crónica el diario El Mundo.

La máxima autoridad de Cataluña ante la falta de president ha recibido el respaldo de Junts per Catalunya, ERC y también de los comunes, que han decidido unirse al "frente" contra el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, encargado de procesar y dictar prisión para los cabecillas del procés. También Artur Mas ha participado de la escenificación.

Los secesionistas han aprovechado la ocasión brindada por Torrent para seguir tensionando el enfrentamiento con el Estado. "El Estado español no podrá ser nunca más el de los catalanes. El Estado nos está bombardeando otra vez. No hay futuro en el Reino de España", ha manifestado el portavoz de ERC, Sergi Sabrià en una de las varias alusiones que ha realizado a la Guerra Civil durante la particular sesión de investidura. "El día de ayer les perseguirá por muchos años, no permitiremos que se les olvide", ha amenazado el republicano antes de cerrar su discurso con un "viva la república", expresión que Turull evitó realizar en la primera vuelta de la investidura antes de acudir a su cita con el Tribunal Supremo.

El portavoz de Junts per Catalunya, Quim Torra, ha proseguido dinamitando de un plumazo cualquier posibilidad de reconciliación a corto plazo tras acusar al Estado de querer "aniquilar" al independentismo y atribuir a las fuerzas constitucionalistas que apoyaron el 155 la intención de "querer que Cataluña sea una inmensa prisión". Torra, otrora ideólogo del Born Centre Cultural -el memorial independentista de Barcelona levantado en época de Xavier Trias- se ha jactado de estar contribuyendo a "derrumbar" España y prometido "obediencia" únicamente a los catalanes separatistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.