Los héroes del 1O cenaron en Nochebuena espaguetis y un mejillón; Junqueras, un entrecot

 menu-policia

El Cuerpo Nacional de Policía se encuentra en estado de ebullición a causa de la indignación levantada por los menús navideños. Y razón no les falta. Los agentes desplazados a Cataluña, con motivo del traslado que se inició ante el desafío separatista del 1 de octubre, han tenido una decadente cena y comida de Navidad.

Además de tener que pasar estas fiestas lejos de sus seres queridos, esta Nochebuena nuestros policías nacionales degustaron unos espaguetis con un mejillón (literal), croquetas, pescado rebozado y una sencilla ensalada de pimientos y aceitunas. Hay otras imágenes, que se han filtrado a las redes sociales, que muestran que, en lugar del delicioso pescado congelado, algunos agentes prefirieron comer carne en salsa con puré de patata.

De hecho, el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) y la Confederación Española de Policía (CEP) han querido denunciar públicamente el maltrato a sus compañeros en Cataluña.

"Menú de navidad de nuestros policías desplazados a #Cataluña, ....defendiendo el #EstadoDeDerecho lejos de sus familias. A LOS DELINCUENTES SE LES DISPENSA MEJOR TRATO.", así clamaban el SUP en su cuenta de Twitter.

Tal ha sido la indignación que causaron las imágenes del triste menú navideño, que Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, ha decidido, según el diario ABC, abrir una investigación interna para depurar responsabilidades sobre quién fue el encargado de dirigir el desaguisado.

Pero quizás lo que más ha enfadado y encendido a los agentes y a las redes sociales es la comparación con el menú que pudieron degustar el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras y Joaquim Form, actualmente presos, acusados de delitos de rebelión y sedición, en la cárcel de Estremera.

Según informa el diario El País, en Nochebuena los reclusos disfrutaron de un delicioso consomé, rodajas de merluza en salsa y flan de huevo casero. Además, después de la cena se les dio un surtido de dulces navideños. Eso sí, sin una gota de alcohol, ya que en la cárcel está prohibido.

El 25 de diciembre, los presos tomaron para comer una ensalada de Navidad, compuesta por espárragos, palitos de cangrejo, maíz y atún. Después, comieron entrecot en salsa con patatas fritas y de postre unos profiteroles con nata.

Para el próximo 31 de diciembre, Nochevieja, los internos también tendrán un menú especial. Está previsto que los funcionarios les sirvan salpicón de marisco o ensalada tropical, redondo de ternera con patatas fritas, natillas con chocolate, las tradicionales 12 uvas y una bolsa de dulces navideños.

La comida de Año Nuevo será todavía mucho más lujosa con sopa de marisco, cordero asado con pimientos y fruta en almíbar. Incluso la Noche de Reyes también oidran degustar un menú especial, en el que no faltará el roscón y los postres típicos de la tierra.

Mientras los policías comen acinados un menú de carretera, digno de una trinchera de guerra, los delincuentes disfrutan estas fiestas de unas comilonas a la altura de cualquier restaurante de la Guía Michelín. El mundo al revés. Estas cosas, solo pueden pasar en España.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.