La Policía encuentra kalashnikov de los yihadistas listos para atentar en Madrid

isis-terror

La Policía Nacional encontró el viernes en un descampado de una zona residencial de Madrid piezas de un fusil kalashnikov AK-47 que habían sido abandonadas por los dos islamistas arrestados en el barrio popular de Moratalaz por los agentes de la Brigada de Información. También se hallaron en el solar, conocido con el nombre de La Cabaña y muy próximo a un parque y un centro comercial, cinco cargadores vacíos, 37 cartuchos del calibre 7.62 mm -la usada para ese arma de guerra- y una funda de arma larga. Las fuerzas de seguridad buscaban al cierre de esta edición al sospechoso de haberles proporcionado el fusil y su munición.

Los dos detenidos, Edrissa Ceesay Sanuwo y Samir Sennouni Mouh, de 25 y 18 años de edad, fueron enviados a prisión por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. En su resolución, el magistrado alerta de la «progresiva radicalización» de estos jóvenes, nacidos en España aunque musulmanes con familias procedentes de Gambia y Marruecos.

En el momento del arresto la Policía les requisó también varios vídeos en los que lucían el kalashnikov, así como un machete militar. Según el juez Pedraz, entre ambos grabaron vídeos que subieron a Instagram, Facebook y Youtube, apareciendo junto a «atributos del Daesh [Estado Islámico], entre ellos una bandera, e insertando cantos islámicos y frases de corte yihadista».

En uno de los vídeos, que los agentes hallaron en la tarjeta de una memoria en la casa de uno de ellos, puede verse a dos individuos con el rostro tapado en un local con la imagen de la Puerta del Sol de fondo, según fuentes policiales. Los expertos aún no han conseguido descifrar el mensaje que transmiten en esa grabación, que fue descubierta en un ordenador incautado por la Policía Nacional en un piso de los detenidos en Moratalaz durante la operación Serkan.

La Cabaña, un solar del barrio de Valdebernardo de unos 100 metros cuadrados y cercado por un muro de ladrillos, se encuentra junto a unas pistas deportivas, muy cerca del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid, un centro comercial o varios colegios e institutos. Esta parcela fue inspeccionada el miércoles por agentes de la lucha antiterrorista, que contaron con la ayuda de perros policías y de una excavadora municipal que limpió un solar, repleto de basuras y desechos. En el terreno vivía un indigente, conocido por los vecinos como Alí, que abandonó el lugar custodiado por la Policía.

La Cabaña se encuentra a menos de un kilómetro de la vivienda, conocida como las Corralas de Moratalaz, donde se centralizó durante horas uno de los cuatro registros llevados a cabo en domicilios por la Policía Nacional.

Los presuntos terroristas pretendían además adquirir en el mercado negro más fusiles de ese tipo, armas cortas y granadas de mano, y llegaron a tener una reunión en un cobertizo conocido como la Caseta de la Cabaña con una tercera persona, a la que ofrecieron hasta 6.000 euros por las armas.

Según Pedraz, los arrestados, Edrissa y Samir, se reunían con otras personas en esa cabaña para radicalizarse e hicieron varios vídeos con el AK-47. Para el juez, los indicios de que cometieran los delitos de enaltecimiento y depósito de armas de guerra quedan acreditados por «las observaciones telefónicas, vigilancias y seguimientos, declaraciones de testigos y material ocupado, incluidos los vídeos en los que aparecen» ellos.

Esta es la primera intervención antiyihadista en España en la que se incauta munición igual a la empleada por los terroristas en los últimos atentados en Europa, como los perpetrados en Bruselas en marzo o los cometidos el pasado año en París, tanto en la revista satírica Charlie Hebdo como en la discoteca Bataclán.

Los yihadistas detenidos ¿planeaban un atentado en la Puerta del Sol?

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.