La 'Ley Mordaza LGTBI': en España, los gais serán superiores ante la Ley
Última actualizaciónMar, 28 Ene 2020 4pm

España

La 'Ley Mordaza LGTBI': en España, los gais serán superiores ante la Ley

 podemos-lgtbi

La ley LGTBI que Podemos presentará este martes en el Congreso de los Diputados es sin duda una legislación muy restrictiva con la libertad de expresión y con la libertad de prensa. De hecho, a través de esta nueva ley se podrían cerrar durante dos años plataformas como Hazte Oír o medios de comunicación que no comulguen con la ideología de género, como MEDITERRÁNEO DIGITAL.

Se hace añicos, por primera vez, el principio fundamental en el que se sustenta nuestro Código Penal, y es aquello tan básico de que todos somos iguales ante un Tribunal, y que todo el mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario. A partir de ahora, si recibimos una denuncia del colectivo LGTBI, seremos nosotros los que tendremos que demostrar directamente nuestra inocencia. Se invierten las bases de la legislación para los supuestos delitos de homofobia: si somos señalados por el dedo inquisidor del lobby gay, todos seremos culpables hasta que no demostremos lo contrario. Tal cual. El mundo al revés.

Leer la proposición de 'Ley de Iguldad LGTBI' de Podemos [PDF]

Los gais ya tienen privilegios ante la Ley

Este proyecto de ley contempla varios tipos de infracciones. La primera, la infracción leve será una expresión verbal o gráfica en cualquier ámbito de nuestras vidas que ofenda a las personas LGTBI. Si estas expresiones se hicieran en público o en internet se considerarían expresiones graves. En el primer caso se tendrían que abonar una multa de hasta 3.000 euros y en el segundo caso una de hasta 20.000.

Es decir, si una persona en una conversación normal privada en un restaurante o bar hace un comentario que ofenda a algún gay, lesbiana, bisexual o transexual, podría enfrentarse a una multa de hasta 3.000 euros. En el caso de que escribiese un comentario en Facebook o en cualquier otra red social, o que un medio de comunicación publicase un artículo que pudiera ofender a la comunidad LGTBI tendría que enfrentarse a una multa de hasta 20.000 euros.

El siguiente nivel, serían las infracciones muy graves. Aquí se encontraría la reincidencia en la publicación en internet de imágenes o expresiones que la agencia estatal califique como ofensivas. En este caso, la multa sería de hasta 45.000 euros y tendría que suspender su actividad durante un máximo de dos años.

Nace la nueva 'Agencia estatal LGTBI'

Quizá lo más grave de todo esto, es que no estaría regulado por un Tribunal, sino que habría que crear una agencia estatal contra la discriminación por orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales, encargada de aplicar los castigos y vigilar las publicaciones ofensivas. Este organismo, además, será quien inicie de oficio, seleccione las pruebas y determine la condena de aquellos a quien desea castigar. Son juez y parte.

A partir de ahora, grupos como el citado "observatorio" podrían ahorrarse pasar por el juzgado para perseguir a los que discrepan. Les bastaría con acudir a esa nueva justicia paralela en forma de agencia estatal, para que se impongan multas por discutir la ideología de género sin que ningún juez pueda amparar la libertad de expresión del acusado. Y es que ante ese órgano político no existirán las garantías procesales que se dan en los tribunales. La Ley ya no será igual para todos.

Será delito todo aquello que 'ofenda' a los gais

Por reincidir en tu crítica a la ideología de género en Internet, o por difundir a través de la red un acto de crítica a esa ideología, podrían caerte multas de hasta 45.000 euros, además de sanciones accesorias como "la suspensión de actividades o servicios por un tiempo máximo de 2 años". Es decir, que además podrían cerrarte el blog o la cuenta de Twitter, Instagram o Facebook durante 24 meses sin ninguna orden judicial. Las sanciones accesorias para las infracciones graves se elevan mucho más: si fueses parado, te quedarías sin prestación ni derecho a subsidio.

También podrían imponerte la "inhabilitación temporal, por un periodo de hasta dos años, para la prestación de servicios públicos. En caso de reincidencia o reiteración, la prohibición puede llegar a un máximo de cinco años." Es decir, si tienes un taxi, te podrías quedar sin trabajo por hasta cinco años. Además, todas estas sanciones podrían incluir el pago de indemnizaciones a los denunciantes, y todo ello, atención, sin que medie ninguna sentencia judicial.

De hecho, el economista Juan Ramón Rallo, liberal y defensor de los derechos LGTBI ha calificado esta ley como una nueva ley mordaza y una caza de brujas. "La normativa que Unidos Podemos presentará este martes en el Congreso constituye una nueva intentona de amordazar políticamente la libertad de expresión", ha escrito en su columna de opinión en 'El Confidencial'.

"Debería resultar obvio que, si todos los individuos susceptibles de ser ofendidos por cualquier motivo adquirieran el derecho a decomisar publicaciones, cerrar establecimientos, suspender actividades o imponer multas de hasta 45.000 euros a aquellos que los ofendieran, entonces la libertad de expresión desaparecería por completo.".

Respuesta de Hazte Oír

Por este motivo, durante la mañana del martes la plataforma Hazte Oír se ha hecho notar a las puertas del Congreso de los Diputados. Hasta allí han acudido seis personas vestidas con el uniforme habitual de los presos de Guantánamo. Además de portar un cartel en el que se podía leer 'No a la ley mordaza LGTBI'.

El presidente de la plataforma, Ignacio Arsuaga, ha declarado que esta ley "cercena las libertades del pueblo español". "Esta es la ley más reaccionaria desde el fuero de los españoles, dictada por Franco en 1945. Es reaccionaria porque con esa idea-zanahoria de defender los derechos de las personas homo y trans, coloca 90 artículos-palo en los que se carga los derechos de esas personas y, de camino, los del resto de ciudadanos", ha añadido.

Para oponerse hasta ley Hazte Oír prepara un nuevo autobús que recorrerá, de nuevo, las carreteras de toda España. Aunque en un principio fue prohibido, la Audiencia Provincial de Madrid, el Juzgado de Instrucción nº 46 de Madrid y el Juzgado de Instrucción nº3 de Madrid han dado la razón a la plataforma y por tanto podrán mostrar su protesta.

Esta ley es sin duda, una amenaza para la libertad de prensa y la libertad de expresión, ya que podría suponer el cierre arbitrario, sin pasar por los tribunales, de medios de comunicación, plataformas, asociaciones y multas a miles de personas que manifiesten una opinión que pueda ofender a alguien del colectivo LGTBI.

Si la Ley Mordaza LGTBI sale adelante, resucitaremos la censura en España. Los gais ya tendrán, oficialmente, una retahíla infinita de privilegios frente al resto. Un atropello a las libertades democráticas sin precedentes.

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.