Juicio entre Mónica Oltra y José Luis Roberto por dar 'jarabe democrático' a la dirigente de Compromís

jose-luis-roberto

Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y líder de los nacionalistas de Compromís, ha presentado una denuncia contra José Luis Roberto Navarro, abogado y presidente de los socialpatriotas de España 2000.

Lo anunciaba él mismo a través de su perfil personal en las redes sociales.

"Acabo de recibir las diligencias de la denuncia contra mi de la EXCELENTISIMA SEÑORA doña Monica Oltra Jarque, vicepresidenta del Consell Valenciano, lider indiscutible de Compromis.
Estoy anodadado, patidifuso.
No sabia que era una fascista peligroso. Xenófobo y racista.
Mi mujer, presidenta de la asociación de lituanos en España, ha dejado de hablarme.
Estoy tan desequilibrado que solo se me ocurren tonterias
- Hola don Pepito,
- Hola don José.
- Pasó usted por mi casa ?
- Por su casa yo pase.
Solo pido que el día del juicio aquellos amigos que me consideran una buena persona vengan a apoyarme para que no me deprima.
Nos vemos allí".

Los sucesos objeto de la denuncia se remontan al pasado 18 de octubre, cuando un grupo de personas acudió hasta las puertas del domicilio particular de Mónica Oltra para amenizarle la velada, con música de Manolo Escobar, un altavoz con un pasadoble, una jota y gritos de '¡Viva España!'.

Roberto está ahora formalmente investigado tras la decisión de la Fiscalía de enviar a un juzgado de Llíria el caso ante los indicios de un supuesto delito de amenazas contra la dirigente de Compromís.

¿No era jarabe democrático?

Hace pocos años, Pablo Iglesias, líder de Podemos y de sus confluencias valencianas, de las que forma parte el partido de Mónica Oltra, defendía a capa y espada y promovía públiamente los escraches que hacían a empresarios y políticos de derechas porque eran 'jarabe democrático'. Igual que los manifestantes de España 2000, ellos también acudían hasta los domicilios familiares de políticos o banqueros como Isidro Fainé. Hace pocos meses, por ejemplo, Podemos defendió los escraches a los policías destinados a Cataluña porque eran "libertad de expresión".

Suponemos entonces que un escrache cuando lo hace la izquierda es "libertad de expresión" y cuando lo hace la derecha es "fascismo puro".

La sempiterna doble vara de medir y la hipocresía de la progresía nacional. Llevar una enseña comunista, estandarte con más de 100 millones de muertos, es sinónimo de democracia, pero ondear una bandera española "es de fachas". Tal cual.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.