Independentistas 'demócratas' intentan linchar al juez Pablo Llarena en un restaurante de Gerona

llarena acoso

Pablo Llarena, el juez del Tribunal Supremo encargado de la instrucción de la causa del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre, fue localizado y acosado por los independentistas. El juez tuvo que salir escoltado del restaurante donde se encontraba cenando este sábado con su familia. El enésimo ejemplo de la tensión social y el totalitarismo que se vive en Cataluña.

Llarena compartía mesa con un grupo de unas 20 personas, entre las que se encontraba Alberto Fernández Díaz, presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, en un conocido local de restauración de Palafrugell (Gerona), localidad en la que, curiosamente a esa misma hora, se estaba celebrando una "cena amarilla" en homenaje al expresidente de la ANC, Jordi Sànchez.

El magistrado del Supremo y sus acompañantes se vieron sorprendidos por varias decenas de independentistas que habían sido alertados de la presencia del juez a través de la cuenta en Twitter de los CDR, que incluso publicaron una foto del interior del restaurante. "Tenemos al enemigo en casa... Llarena y Fernández cenando en Montras. No es broma". A día de hoy, nunca sabes a quien tienes sentado detrás, ni quien es tu vecino de enfrente. Nadie está a salvo de la 'caza de brujas' en Cataluña.

El juez fue objeto de una catarata interminable de insultos y tuvo que salir escoltado por agentes de la Policía Nacional de paisano, que han reforzado su servicio de protección desde que instruye la causa del 1-O. Llarena pudo marcharse del restaurante con ciertas dificultades, entre mucha tensión y gritos de "¡Bienvenido al Ampurdán!" y "¡Las calles serán siempre nuestras!". Los manifestantes bloquearon el paso del vehículo, llegando incluso a golpear el coche en repetidas ocasiones.

Otros incidentes de acoso

No es la primera vez que el juez Llarena sufre el acoso de grupos independentistas desde que instruye la causa por el 1-O y los incidentes del 20 de septiembre. El pasado 25 de marzo, apenas 24 horas después del incendiario discurso de Torrent en su toma de posesión como nuevo president del Parlament, la vivienda vacacional de juez en el municipio de Das, Gerona, amaneció con pintadas amenazantes: "¡Llarena fascista! Ni en Das, ni en ningún sitio", "Los Països Catalans serán tu infierno" y "Libertad presos políticos".

El grupo Arran se responsabilizó de aquellas pintadas, de las que de hecho presumió en sus redes sociales. Así es la 'democracia' que se vive en Cataluña.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.