#Exclusiva El Gobierno paraliza la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

 valle de los caidos franco

No hay mejor rédito de votos para la izquierda en España que desenterrar los viejos fantasmas de la Guerra Civil. La idea no es nueva: la inauguró el PSOE a mediados de los noventa con la polémica campaña del dóberman y la llevó hasta su cénit el Gobierno progre de José Luis Rodríguez Zapatero, con la aprobación de la 'Ley de Memoria Histórica', la verdadera caja de pandora. Un revanchismo sin precedentes impulsado desde las propias instituciones del Estado.

Y parece que la fórmula ha vuelto a funcionar en el accidentado e inesperado aterrizaje en La Moncloa de Pedro Sánchez, un golpe de timón que ganó en los despachos lo que nunca fueron capaces de conseguir en las urnas.

Sacar a Franco de su tumba siempre fue la mejor campaña de marketing para volver a alzar los puños y desviar la atención de la opinión pública. Curioso que los españoles, de uno y otro bando, se empeñen en tropezar una y otra vez en la misma piedra. Después de arreciar el debate y llevar hasta el Congreso la intención de trasladar los restos mortales del Generalísimo fuera de El Valle de los Caídos, parece que el PSOE medirá otra vez los tiempos, y para desesperación de su electorado más escorado a la izquierda... volverá a recular. O por lo menos a bajar el tema de revoluciones. La carta del Caudillo es un as en la manga que nunca caduca. Pura ingeniería política para agitar los más profundos Y ARRAIGADOS sentimientos.

La exhumación de Franco, paralizada

Según publica El Confidencia Digital desde fuentes de la Abogacía del Estado, el Gobierno de España paralizará sin fecha estimada la evantual profanación de la tumba de Franco aduciendo razones jurídicas. El equipo de Pedro Sánchez ya ha encargado un exhaustivo informe oficial para cubrirse las espaldas en caso de que la exhumación decida llevarse finalmente a cabo. 

Y, según las mismas fuentes, ese documento no está elaborado. Los letrados del Estado “continúan trabajando en ello” y lo seguirán haciendo durante las próximas semanas e incluso meses, según sus propios cálculos. De ahí que Sánchez haya decidido no arriesgarse y esperar a tener resueltos todos los resortes jurídicos, para evitar crearse problemas legales. Tal y como se había anunciado a bombo y platillo, coincidiendo con el Alzamiento Nacional, la salida en el mes de julio está prácticamente descartada.

Personas cercanas a la comisión creada para la gestión del futuro del Valle de los Caídos, formada única y exclusivamente por supuestos expertos de un solo bando, sacar a Franco de la Basílica se engloba dentro de un programa “muy ambicioso” del Gobierno que incluye convertir el sitio en un lugar de “reconciliación”. 

El programa implicaría también un amplio cambio de la simbología del recinto, retirando todas las reminiscencias franquistas e incluyendo los escudos y banderas republicanas y constitucionales, algo que también requiere una fundamentación jurídica exhaustiva. Igualmente, sería necesaria una base legal para el caso de que Sánchez siga adelante con su intención de retirar a los monjes benedictinos del Valle, para convertir el monumento en un lugar laico, ajeno a cualquier relación con la Iglesia Católica, una religión hacia la que también sienten verdadera urticaria.

Esta decisión conllevaría un estudio todavía más ambicioso por parte de la Abogacía del Estado, ya que necesitaría llevar a cabo verdaderos malabrismos legales para poder ajustarse a lo previsto en los vigentes acuerdos y el Concordato firmado con la Santa Sede.

Sin embargo, el principal escollo que debe fundamentar sólidamente el Gobierno, es cómo sortear el impedimento y oposición de la propia familia Franco. Los herederos del Caudillo ya han firmado y depositado un poder ante notario con su negativa formal a que trasladen los restos del General fuera del Valle de los Caídos. Y en eso sí que no existe parangón ni precedentes legales en España.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.