España

El terrorista de Ansbach, a los europeos: 'No viviréis en paz'

mohamed-dalil

La agencia Amaq, afín al autodenominado Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés), ha difundido un vídeo del refugiado sirio, identificado como Mohamed Dalil, que se hizo explotar cerca de un festival al aire libre en Ansbach, al sur de Alemania, hiriendo a 15 personas.

En la grabación -similar a la secuencia del agresor del tren en Wurzburgo- comienza jurando lealtad al autoproclamado califa del IS, Abu Bakr Al Bagdadi. Profiere amenazas en árabe clamando que los alemanes "no vivirán en paz mientras sigan luchando contra el Estado Islámico".

Dalil asegura con la cara cubierta -sólo son visibles sus ojos- que "esta vez la operación ha sido llevada a cabo con un artefacto explosivo, pero la próxima vez será con un coche bomba".

En esta secuencia, de 2 minutos de duración, grabada antes del ataque, afirma que esta operación "de martirio" se trata de "una venganza hacia la gente de la nación, dado que se están alejando del camino del islam" porque -avisa a la juventud alemana- que "los aviones que nos están bombardeando no distinguen entre hombres, mujeres y ni siquiera, niños".

Al terminar el vídeo, recuerda a "sus hermanos, soldados del Estado Islámico", que se encuentren en Alemania y en Europa, que deben mantenerse "firmes, firmes".

L'agence #Amaq publie une vidéo de Muhammad Dalil, le soldat de l'#EI à #Ansbach #Allemagnepic.twitter.com/Ow7TiOixah

— أبو هاجر (@AbuHadjar1437) 25 de julio de 2016

Mohamed Dalil, calificado como "soldado del Estado Islámico" por el comunicado difundido por Amaq horas antes de la publicación del vídeo, no era conocido por la Policía como un extremista, aunque sí como un delincuente común.

El agresor tenía bastante material en la habitación del albergue donde residía en la ciudad bávara susceptible para ser utilizado con el fin de fabricar bombas, según ha detallado la Policía germana. Asimismo, contaba con un total de seis perfiles en Facebook, un ordenador portátil con imágenes propagandísticas del autodenominado Estado Islámico, dos teléfonos móviles y un fajo de billetes de 50 euros.

"Tomando en consideración la oleada migratoria registrada en Alemania, tenemos que asumir que hay adeptos, simpatizantes o miembros activos o antiguos de organizaciones terroristas y también islamistas entre los refugiados", apuntó la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) después de estar investigando a 60 solicitantes de asilo por sospecha de que puedan tener vínculos con organizaciones terroristas.

El pasado mes de abril, los servicios alemanes de contra-inteligencia militar (MAD) hicieron público un informe donde sospechaban de que el IS podría haberse infiltrado en la Bundeswehr, es decir, el Ejército alemán, con la intención de recabar armamento y monitores para sus campos de entrenamiento en Siria e Irak.

Alemania hace frente a una de las peores épocas de su historia reciente. Es el segundo atentado reivindicado por los acólitos de la organización en una sola semana y se trataría, por tanto, del primer atentado suicida que tiene lugar en el país germano reivindicado por el IS.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.