El Supremo mantiene en prisión a Joaquín Forn, el exconseller de Interior
Última actualizaciónVie, 24 Ene 2020 11pm

España

El Supremo mantiene en prisión a Joaquín Forn, el exconseller de Interior

 joaquin-forn

El juez Pablo Llarena ha rechazado este viernes dejar en libertad al exconseller de Interior Joaquim Forn al considerar que persiste el riesgo de reiteración delictiva, aunque haya renunciado al acta de diputado de Junts per Catalunya que obtuvo en las elecciones catalanas del 21de diciembre.

Forn renunció el pasado 23 de enero a su escaño, un paso con el que quería apuntalar ante el Supremo su compromiso con no volver a delinquir y convencer a Llarena de que le dejara en libertad. Sin embargo, el instructor, en un auto notificado este viernes, subraya como principal factor para apreciar el riesgo de que el exconsejero reitere sus delitos que no hay garantías de que "la voluntad política mayoritaria" sea respetar el orden legal para lograr la aspiración de independencia que aun hoy comparte el investigado. En este sentido, Llarena recuerda que Forn formó parte "hace escasas semanas" de la candidatura encabezada por Carles Puigdemont, que sigue defendiendo "explícitamente" que debe conseguirse la independencia de manera inmediata.

El exconsejero de Interior ingresó en la prisión de Estremera el pasado 2 de noviembre por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que entonces instruía la causa contra el Govern. Cuando el Supremo asumió la investigación de todos los líderes independentistas imputados por rebelión, sedición y malversación, el juez Pablo Llarena dejó en libertad a parte de los exconsejeros encarcelados, pero mantuvo en prisión al exvicepresidente Oriol Junqueras, a Forn y a los líderes de las asociaciones ANC y Omnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Los cuatro se habían comprometido ante el juez a no volver a incumplir la ley, pero el magistrado sostuvo que existía riesgo de que reincidieran en sus delitos y que las consecuencias en caso de estos cuatro investigados serían "más graves" que en el resto.

Llarena le atribuye a Junqueras, Forn, Sànchez y Cuixart una mayor responsabilidad en la "explosión de violencia" que, en su opinión, se produjo en los días previos a la consulta ilegal del 1 de octubre, sobre todo los días 20 y 21 de septiembre, cuando una comitiva judicial registró la sede de la Consejería de Economía y cientos de ciudadanos se concentraron a las puertas y obstaculizaron la salida de los responsables de la operación.

En el auto dictado este viernes por el que le mantiene en prisión preventiva, Llarena considera que la instrucción hasta ahora realizada confirma la eventual responsabilidad del exconseller de Interior en la "inactividad" de los 17.000 agentes de los Mossos a su cargo ante la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O, y destaca en especial el testimonio del coronel Diego Pérez de los Cobos, como coordinador del dispositivo policial, que describió en su comparecencia ante el instructor el pasado jueves que la prioridad de los Mossos, cuyo responsable político era Forn, fue "facilitar" la celebración de la consulta y "obstaculizar" la labor de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Según Llarena, la actitud de Forn los días previos al referéndum ilegal y el mismo día de la votación "estuvo siempre orientada a aparentar una voluntad de cumplimiento de las decisiones judiciales, pero poniendo en marcha un plan que impedía su observancia".

El instructor cree que hay indicios de que Forn "abandonó" la "obligación policial de garantizar el orden constitucional y legal", logrando que "la inactividad policial supusiera perder el último recurso con que cuenta el Estado para la aplicación forzosa del orden jurídico en una Comunidad Autónoma en la que las competencias de orden público están transferidas, así como facilitando de adverso que las movilizaciones sociales se propagaran y pudieran aumentar su vigor, hasta forzar al Estado a aceptar la independencia". Además, el juez considera que hay indicios que apuntan a que, desde el poder político ejercido por Forn, "se aprovechó el dominio orgánico y funcional sobre el cuerpo de agentes, para conducir las actuaciones policiales al éxito del referéndum del que dependía la declaración de independencia, en vez de al cumplimiento de las muchas resoluciones judiciales que se dictaron para salvaguardar el orden constitucional y legal".

Llarena recuerda además que el nombramiento de Forn se produjo tras una crisis de Gobierno -que como los consejeros cesados reconocieron- vino propiciada por el rechazo de los destituidos a respaldar la independencia unilateral de Cataluña. Según el magistrado, desde que tomó posesión fue "casi explícito" que el nuevo Consejero de Interior, al asumir el cargo, proclamón que la función de los Mossos d'Esquadra era facilitar una votación que había sido declarada inviable por el Tribunal Constitucional. Llarena recuerda también que Forn reconoció haber publicado un tweet el día 21 de septiembre de 2017 (al día siguiente de los incidentes ocurridos en la Consejería de Economía con ocasión de un registro judicia), en el que proclamaba: "Votaremos, no nos da miedo", como reconoce también "la sugerente paradoja de haber votado voluntariamente en el referéndum ilegal que había de impedir".

El juez sostiene que aunque el extitular de Interior niega haber participado en los preparativos técnicos del dispositivo policial previo al 1-O, no puede aceptarse que "la ineficacia fuera ajena a su dirección política", no sólo "por las circunstancias expuestas que rodearon su nombramiento, sino desde la propia lógica de la estructura de dirección y mando de la consejería, tal y como confirman los testigos que han declarado en la causa".

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.