Última actualizaciónVie, 03 Jul 2020 11am

España

El Gobierno obligará por Decreto Ley que haya los mismos hombres y mujeres en los trabajos

mujer albanil

Por lo visto Pedro Sánchez quiere morir matando. Y nos referimos al fin de su Gobierno, por supuesto. Desde luego, que lo de este Ejecutivo por los Decretos Ley es algo digno de estudio psiquiátrico en su modalidad obsesiva-compulsiva, porque incluso cuando ya han anunciado la convocatoria de elecciones generales, en el PSOE siguen con su táctica totalitaria socialista. Sí, totalitaria, porque no es comprensible que en una democracia sana como es la española, haya leyes que no sean de extrema urgencia que no se debatan en el Parlamento.

¿Y de qué ley estamos hablando? De ese Decreto Ley de extraordinaria y urgente necesidad que dice que un hombre tenga el mismo permiso paternal que una mujer que pare y que se haga un registro público de los planes de igualdad en las empresas. Algo con lo que no podíamos estar en España. Junto a la exhumación de Franco, la máxima prioridad y lo que le quita el sueño a los ciudadanos. El nuevo paquete de medidas "por la paridad" (que no paridas) será aprobado este viernes por el Consejo de Ministros... y ministras.

En los últimos ocho meses hemos vivido en permanente estado de extraordinaria y urgente necesidad, por supuesto. Porque estamos peor que en Venezuela, por ejemplo y por eso el 64% de las leyes que se han aprobado ha sido vía Decreto Ley. Por narices.

Sobre la ley de este viernes en materia de igualdad, resulta que el sueldo entre hombres y mujeres tiene que ser el mismo, siempre que se desarrolle en igualdad de condiciones, es decir, que se haga el mismo trabajo con la misma cuota de resultados. El Gobierno ha inventado la receta de la Coca-cola y se ha olvidado que ya existe un artículo nº 13 en la Constitución española que establece que “todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica.”

Lo que ocurre ahora es que si una mujer o un hombre es un completo incompetente y no queda más remedio, tocará tragarlo con patatas para cubrir la cuota paritaria. Es decir, que se prevé que en las próximas semanas veamos incrementado el número de hombres en puestos de trabajo de limpiezas de oficinas y de escuelas infantiles, rompiendo la discriminación que actualmente vemos. De igual manera que en las obras, donde ahora habrá mujeres responsables de la hormigonera o las grúas.

No, es broma. La igualdad sólo se contemplará en los consejos de administración porque para el gobierno socialista, las mujeres no tenemos capacidad para ser iguales que los hombres en el resto de puestos de trabajo. Es más, por ley, los hombres también van a tener que parir y soportar las recuperaciones físicas propias de los post-parto, puesto que van a tener sus 16 semanas, exactamente igual que las mujeres, porque por todos es sabido que los hombres necesitan reposar durante toda una cuarentena hasta poder retomar de nuevo sus actividades con normalidad.

O sea, nos hemos pegado un montón de años luchando por los derechos femeninos, para que se tenga en cuenta las circunstancias de la mujer, su casuística específica (como es la de parir) para que lleguen estos fenómenos (y fenómenas) y nos igualen al hombre, cuando ellos no pasan por ningún tipo de cambio físico, ni hospitalización.

Es alucinantemente el maravilloso mundo de la desigualdad natural de los progres.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.