España

El Gobierno cesa a Trapero, mayor de los Mossos d'Esquadra

 josep-lluis-trapero

El Ministerio del Interior ha dado ya su primer paso tras tomar la responsabilidad de la seguridad en Cataluña. De madrugada, su titular, Juan Ignacio Zoido, ha firmado la destitución de una de las figuras más polémicas de las últimas semanas y representativas del 'procés', la del mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba así este sábado de madrugada el acuerdo del Senado que autoriza su cese.

Trapero está siendo investigado en la Audiencia Nacional por un presunto delito de sedición. Tiene ya aplicadas medidas cautelares por orden de la juez Carmen Lamela por su implicación en los graves incidentes que se produjeron en la consejería de Economía del gobernó catalán, durante un registro judicial.

El ministro del Interio ha explicado en su cuenta de Twitter la decisión del cese del Trapero por su situación judicial. El ya ex Mayor tuvo que entregar el pasaporte y comparecer quincenalmente ante los tribunales, además de tener prohibida la salida de España.

La decisión de Zoido se produce horas después de que el Gobierno aprobara la destitución del presidente catalán, Carles Puigdemont, y de todos sus consejeros. Los ministerios se harán cargo de las 11 consejerías catalanas (recogidas en un anexo de equivalencias) dado el cese de los consejeros catalanes; Jordi Turull, Raül Romeva, Clara Ponsatí, Josep Rull, Meritxell Borràs, Antoni Comín, Dolors Bassa, Joaquim Forn, Lluís Puig, Carles Mundó y Meritxell Serret.

También fue destituido el secretario general de la seguridad y el director de los mossos. En ese momento, Rajoy ya hizo depender de las resoluciones adoptadas a cada uno de los ministerios. Asi, desde anoche, las responsabilidades en la seguridad en Cataluña pasaban a manos del ministerio del interior. Y su primera decisión, destituir a Trapero.

El ex mayor de los mosssos, además de esta investigación por sus actuación en aquel registro, está siendo también investigado por actitud ente el 1 de octubre, durante la operación policial para tratar de evitar el referéndum prohibido por el Tribunal Constitucional. El papel de los mossos aquel día ha sido cuestionado por la justicia española al entender que en determinadas decisiones, se pudo pasar de la inacción a la complicidad con los organizadores del referéndum prohibido.

El papel de Trapero fue, posteriormente cuestionado incluso por sus propios agentes, al entender que ante los tribunales había tratado de descargar sus responsabilidades en sus inferiores. Algunos sindicatos llegaron a poner negro sobre blanco que ellos aquel 1 de octubre habían cumplido órdenes y que no tenía mucha explicación que ahora quien las había dado tratara de eludir su responsabilidad.

La destitución de Trapero es el primer paso de un movimiento mucho más global del ministerio del interior para reorganizar la estructura de mando de los mossos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.