España

El Estado toma el control de los Mossos

guardia-civil-mossos

Diego Pérez de los Cobos, coronel de la Guardia Civil y director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, ha sido nombrado este mediodía por la Fiscalía como "director técnico" para coordinar a los Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil en los operativos para evitar el referéndum del 1 de octubre.

A las tres de la tarde, en una declaración institucional, el consejero del Interior, Joaquim Forn, ha asegurado que los Mossos no aceptan la coordinación del Gobierno, y así lo ha hecho saber en la reunión el mayor, Josep Lluis Trapero. Forn ha añadido que de facto buscan intervenir a la policía catalana y han encargado a su asesoría jurídica que estudie la orden de la fiscalía.

El fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, ha comunicado la decisión a los mandos de todas las policías este mediodía en una reunión en la que ya ha participado el coronel del Instituto armado. Pérez de los Cobos es el responsable del despliegue de la Policía Nacional y la Guardia Civil en Cataluña que hasta el momento se ha traducido con el envío de cientos de agentes a la comunidad autónoma.

La fiscalía sustenta su decisión en el artículo 46 de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. En él, se contempla que cuando "en una actuación concreta concurran simultáneamente miembros o Unidades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la Policía de la Comunidad Autónoma, serán los Mandos de los primeros los que asuman la dirección de la operación".

La orden comunicada este sábado a los máximos responsables de Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos especifica que el coronel podrá "convocar y dirigir" las reuniones de "planificación y coordinación" de los diferentes dispositivos, pero estará obligado a dar cuenta de las mismas a la fiscalía. El coronel también nombrará a miembros de su equipo que ejercerán idénticas funciones a nivel provincial con los mandos de Policía, Guardia Civil y Mossos en cada uno de los territorios.

Fuentes del Ministerio del Interior han negado que la decisión de la fiscalía suponga retirar a la Generalitat las competencias sobre la policía catalana, encargada del mantenimiento del orden público en la comunidad, y justifica la medida por la necesidad de mejorar la coordinación entre los distintos cuerpos. Estas fuentes insisten que los Mossos mantendrán su total autonomía en el resto de las funciones que desempeñan.

La decisión llega tras una semana convulsa en la que la Fiscalía no ha ocultado su malestar por la actuación de los Mossos, a los que acusan de no cooperar con los dispositivos ordenados por las autoridades judiciales desplegados en los últimos días. El caso más notorio fue la entrada de la Guardia Civil en la sede del Departamento de Economía de la Generalitat, situado en la Rambla de Catalunya de Barcelona.

Allí, donde llegaron a congregarse miles de personas, fueron destrozados tres vehículos del cuerpo armado y los agentes del Instituto armado permanecieron asediados por los manifestantes dentro del edificio cerca de 24 horas. El titular del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, se vio obligado a llamar al jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, para que se habilitara un pasillo de seguridad por el que los guardias civiles pudieran abandonar el lugar.

Romero de Tejada ya anticipó sus intenciones hace unos días a los mandos de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra. En el encuentro, el fiscal expresó su queja al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, por la poca implicación de la policía catalana para impedir 1-O.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.