El barco de Open Arms se dirige hacia España con 87 inmigrantes a bordo con derecho a piso y paga

 inmigrantes open arms

El Gobierno de España ha respondido positivamente a la solicitud de la oenegé Proactiva Open Arms para poder desembarcar en un puerto español a las 87 personas que rescató su buque el pasado jueves en aguas del Mediterráneo. "Es un buque de bandera española y que no se preocupe porque tendrá un puerto de acogida en España", ha dicho la ministra de Trabajo y Migraciones, Miriam Monteys. "España cumple la ley y la normativa internacional", ha añadido. El puerto escogido es el de Algeciras.

Horas antes, el jefe de misión de la oenegé española, Ricardo Gatti, había informado de que el barco con los inmigrantes estaba esperando un puerto de destino mientras navegaba entre Túnez y Cerdeña. Ante el silencio a esas horas del Gobierno español, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, volvió a poner a disposición de la onegé la capital catalana.

Italia y Malta mantienen su política de cerrar puertos a los barcos de las ONG de rescate en el Mediterráneo, por lo que el Open Arms ha tenido que contactar con el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo español para que gestione su desembarco. El buque debe tardar entre tres y cuatro días en alcanzar costas españolas.
"En Barcelona siempre seréis bienvenidos", tuiteó Colau, que contestó así al tuit que Open Arms escribió a primera hora de la tarde pidiendo ayuda al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: "A menos de 24h de llegar a costas españolas, seguimos sin puerto donde desembarcar". "Después de huir de países de infierno, jugarse la vida y cuatro días de travesía a bordo, ¿ahora qué? ¿qué les decimos?"

El buque de rescate Open Arms ha desembarcado en España tras recibir la autorización del Ejecutivo español en dos ocasiones este verano con personas rescatadas en aguas del Mediterráneo. El pasado 4 de julio llegó a Barcelona con 60 inmigrantes a bordo y el 21 desembarcó en el puerto de Palma a una mujer de Camerún.

El buenismo del nuevo Gobierno de izquierdas ha convertido el reclamo de nuestro país en un efecto llamada a gran escala. Estamos viviendo un verano sin precedentes. A los inmigrantes que pisan suelo español se les acoge, ofrece sanidad gratis, educación, orientación laboral y, en el mejor de los casos, tienen derecho a acceder a un piso tutelado y a una paga mensual. Si todo va bien, en un plazo máximo de tres años podrían incluso obtener la nacionalidad. Aquí cabemos todos.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.