Aznar, el puto amo: humilla a Rufián con una lección política épica

 aznar rufian

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha regresado a la primera línea política para comparecer ante la Comisión de Investigación en el Congreso de los Diputados, relativa a la presunta financiación ilegal del Partido Popular. Aznar estuvo al frente de la formación entre 1990 y 2004.

Y como era de esperar, muchos han intentado convertir un mecanismo democrático perfectamente reflejado y regulado en nuestro ordenamiento constitucional, en un escaparate con luz y taquígrafos para sus alegatos, histrionismos y demagogias habituales. Es la nueva generación política en versión 2.0.

Gabriel Rufián, el diputado charnego de ERC, ha querido aprovechar su turno de preguntas para llevar a cabo su show. Esta vez, tenía enfrente a una de las grandes pesadillas habituales de cabecera de toda la izquierda: José María Aznar. No podía fallar. Un minuto de gloria vale para una eternidad en Twitter.

Con la performance perfectamente ensayada, y posando para sus incondicionales en redes sociales, acudió a la Comisión del Congreso ataviado con una camiseta de José Couso, el cámara de televisión asesinado durante la Guerra de Irak. Era el gran día, el momento que había estado esperando durante mucho tiempo. "Vinomos aquí para días como este".

Pero algo le salió mal, rematadamente mal: Rufián fue a por lana y salió trasquilado.

Aznar: 'Usted es el representante de un partido golpista'

Un Aznar sereno y que hizo gala en todo momento de un punzante e irritante sarcasmo, consiguieron sacar de quicio a un Rufián muy excitado, impotente, pasado de vueltas, que se desesperó al toparse, una y otra vez, contra un muro infranqueable. Están a otro nivel. 

Con su mala educación habitual, empezó preguntando a Aznar (literalmente) si tenía “vergüenza”, para invitarle a continuación a “solidarizarse” públicamente con los “presos políticos catalanes”.

Pero la estrategia le salió fatal. Rematadamente mal. El expresidente del Gobierno le dijo, a la cara, que él “representa a un partido golpista que quiere acabar con el sistema de libertades”, y con esa misma calma, le recordó que Oriol Junqueras y sus secuaces están en prisión “por rebelión y malversación”, intentando “revertir el orden Constitucional con violencia”. 

Rufián, acostumbrado a que los suyos le rían las gracias, se quedó con la palabra "golpista", y protestó indignado porque Aznar le respondiera con su propia medicina, dando un espectáculo bochornoso de histrionismo, malos modales y descalificaciones personales.

[Ver el VÍDEO a partir del minuto 53:10]

Pero Aznar todavía fue un paso más allá, y espetó al portavoz de ERC: “No hay peor corrupción de la que intenta dividir y enfrentar a los españoles. No hay peor corrupción que la que intenta derribar el orden constitucional”.

Y sobre las acusaciones de Rufián de que Aznar presidió un partido fundado por "golpistas", el expresidente del Gobierno se remontó hasta 1934, el año en el que ERC -ha dicho- también participó en otro golpe, en aquella ocasión "contra el Gobierno legítimo de la República". "Ahora han querido dar otro golpe y tiene a sus principales dirigentes en prisión, acusados de rebelión y sedición". Una lección política para recordar.

José María Aznar, genio y figura.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.