Última actualizaciónJue, 09 Jul 2020 5pm

España

Alberto Garzón llama 'bocazas' a Llarena y pide 'libertad' para los independentistas

 alberto garzon

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha criticado que el Gobierno pague 544.982 euros a un bufete de abogados en Bélgica para la defensa del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena por la demanda civil presentada contra él en aquel país por los independentistas fugados de España.

"Se le mete una querella por bocazas y ahora pide amparo al poder político, eso es un problema. Lo que ha hecho el Gobierno ha sido ceder ante un chantaje del sector más conservador que vulnera la independencia judicial", ha sentenciado, olvidando que las revelaciones de los últimos días demostraban que la querella a Llarena se basa en una traducción trucada de los abogados de Puigdemont, para hacer decir al magistrado lo que no dijo nunca. Las 'fake news' que tanto les gustan a los progres.

Impunidad para los políticos presos catalanes

Además, Garzón ha exigido a este viernes al Gobierno de España que "destense" la situación en Cataluña y para ello ha pedido que la Abogacía General del Estado retire la acusación por rebelión contra los dirigentes independentistas que se encuentran en prisión y fugados de España. Es decir, que el poder ejecutivo intervenga en la Justicia por razones políticas como en las repúblicas bananeras que tanto le gustan al político comunista.

Así lo ha expresado en una entrevista en RNE recogida por Europa Press en la que el diputado de Unidos Podemos ha asegurado que el Gobierno "tiene margen para hacer cosas que mejoren" la situación en Cataluña más allá de promover la intervención de la Fiscalía General del Estado, como pide el independentismo, y ha defendido que un paso podría ser que la Abogacía retire su acusación, que en su opinión, "no tiene ni pies ni cabeza".

Ataca a Ciudadanos por retirar lazos

Asimismo, el líder de IU ha tachado de "irresponsables" al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y a la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, por retirar lazos amarillos de las calles de Alella (Barcelona) y los ha acusado de "polarizar" a la sociedad catalana.

En su opinión, esta actuación de los dirigentes de Ciudadanos responde a "un gesto electoral" que lo que busca, a su juicio, es "tratar de rentabilizar para las próximas elecciones una situación que polariza". Por ello, Garzón ha pedido a todos los líderes políticos que piensen en las próximas generaciones y no busquen "situaciones que dividan".

Se olvida quizás de un pequeño detalle: no son ellos los que han llenado Cataluña de lazos amarillos, ni han partido en dos la sociedad catalana. De nada.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.