Alberto Garzón celebra en Twitter la Revolución de los 100 millones de muertos

garzon-comunista

Hace cien años, el 7 de noviembre de 1917 comenzó en Rusia la revolución bolchevique que terminaría instaurando una de las dictaduras más sangrientas de toda la historia. Un siglo después, en España se siguen celebrando actos a favor del comunismo y líderes políticos como Alberto Garzón festejan abiertamente el aniversario de este acontecimiento.

El líder de Izquierda Unida no ha dudado en celebrar el golpe de Estado del 7 de noviembre de 1917.

Garzón no ha sido el único en festejar esta revolución. Carlos Sánchez Mato, responsable de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid lo festejó ya al comenzar el año.

¿Qué pasó en Rusia?

Desde 1905 Rusia vivió conatos de rebelión que fueron aplacados por el zar Nicolás II. En 1915 proliferaron diversos comités que se hicieron cargo de todo aquello que no asumía el Estado como abastecimiento, encargos, intercambios comerciales, etc. Estos comités se convirtieron en órganos de poder. El régimen del zar cada vez podía controlar menos el país.

Rusia entró en la Primera Guerra Mundial y comenzó a sufrir derrotas, muertes y bajas. Las fábricas respondían cada vez peor, la hambruna llegó a las calles. Las huelgas se sucedieron. En febrero de 1917 una huelga espontánea de los obreros, que pedían retirarse de la contienda cansados de perder, fue la espoleta para el estallido revolucionario.

Todos los regimientos de la guarnición de Petrogrado se unieron a la revuelta. Fue el triunfo de la revolución. Presionado por el Estado Mayor, el zar Nicolás II abdicó el día 2 de marzo.

El control de Rusia lo tomó una Gobierno provisional cuya misión era la crear en el país una democracia similar a la de sus aliados ingleses. Sin embargo, Lenin comenzó a radicalizar a los obreros desde los soviets para presionar al Gobierno y orquestar el golpe de Estado.

El Gobierno estaba en manos de partidos liberales y democráticos cuya intención era de la de realizar una asamblea constituyente para crear la constitución y la democracia. Los soviets, en manos de socialistas y bolcheviques, se convirtieron en la principal oposición del poder, exigiendo el derecho a su legítima propiedad sobre la tierra. 

Aquello a los soviets no les sirvió y decidieron organizarse militarmente. El 6 y el 7 de noviembre asaltaron el Palacio de Invierno y tumbaron al Gobierno provisional. La dictadura comunista ya había comenzado.

Los problemas económicos no cesaron en Rusia, los bancos fueron nacionalizados, la tierra fue expropiada y en 1922 se creó la URSS.

Millares de presos y de sospechosos fueron masacrados a lo largo de todo el país, siendo el primer acto de una Guerra Civil entre los bolcheviques y el resto de fuerzas políticas que se cobró alrededor de nueve millones de vidas, entre muertes directas y las provocadas por la ruina y la hambruna generalizada.

Según recoge un artículo de Outono, estas son las cifras de la revolución rusa:

Las cifras de víctimas del leninismo, de noviembre 1917 a enero 1924

• Más de un millón de personas asesinadas por motivos políticos o religiosos.
• Entre 300.000 y 500.000 cosacos asesinados.
• Cientos de miles de trabajadores y campesinos asesinados por hacer huelgas.
• 240.000 muertos en la represión de la rebelión de Tambov.
• Más de 50.000 prisioneros de guerra blancos ejecutados.
• Entre 3,8 y 6 millones de muertos por hambrunas entre rusos, kazajos y tártaros.
• Uno de los episodios más dramáticos de la dictadura de Lenin fue la hambruna rusa de 1921 y 1922, que afectó a unos 27 millones de personas y mató a entre 3 y 5 millones y que fue provocada, en gran medida, por las requisas masivas de grano ordenadas por los bolcheviques.

La Unión Soviética mató a 20 millones de personas. El comunismo ya ostenta la bochornosa cifra de 100 millones de muertos en todo el mundo. Una catástrofe histórica que supera a cualquier ideología contemporánea. Más valdría condenar, que festejar.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.