digitals-catalunya

Con la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, las cuentas de la Generalitat han pasado a manos del Ministerio de Hacienda, un hecho que está provocando una grave crisis y un agujero en la línea de flotación de los medios de comunicación independentistas. La mayoría se sustentan exclusivamente de las subvenciones de la administración catalana y de la publicidad institucional. Ahora que el grifo permanece cerrado, los cimientos de la prensa nacionalista se empiezan a tambalear.

Mostrar más publicaciones

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.