La nueva regla de Wall Street: los hombres evitan a las mujeres por miedo al feminismo

wall street feminismo

El día en el que el feminismo se hunde por las piedras tiradas sobre su propio tejado ha llegado. Las leyes de discriminación positiva que posicionaron a la mujer al mismo nivel que al hombre cuando entonces sí se hallaba en una situación de desigualdad, circunstancia cambiante según la época y el país, hoy han sorpasado la regla de máxima eficiencia. Como afirman numerosos informes de Estados Unidos, ahora se enseña en el mundo de los lobos de Wall Street a “evitar a las mujeres a toda costa”. Ni almorzar (mucho menos cenar), ni viajar al lado, ni reunirse en una sala a puerta cerrada con una compañera. ¿Cómo hemos llegado a esta surrealista situación?

El Supremo pide a los hombres que, si una mujer les pega, no se defiendan o será violencia de género

Para nuestra sorpresa, han sido precisamente los progres quienes han sacado a la luz tan alarmante realidad. El columnista Javier Marías ha denunciado en El País, periódico de referencia para la corriente izquierdista española, que “la idea de que las mujeres han de ser creídas en todo caso se ha extendido lo bastante como para que muchos varones prefieran no correr el mínimo riesgo”. Según “informes de Bloomberg, de la Fawcett Society y del PEW Research Center” la nueva regla de oro de los peces gordos es evitar cualquier atisbo de contacto con las compañeras de sexo femenino en los trabajos. ¡Qué realidad más triste!

Miedo a tirar una brillante carrera por una acusación falsa

¿Motivo? “El temor a poder ser denunciados por ellas, a ser considerados culpables tan sólo por eso, o como mínimo, manchados, bajo sospecha permanente, o despedidos por las buenas”. Unas conclusiones desalentadoras para aquellos que defienden la causa feminista, máxime cuando una de sus líderes han sido acusadas precisamente por el acoso sexual que denuncian, como las del temido movimiento #MeToo.

El siempre particular feminismo español

Nuestro concreto caso nacional daría para todo un reportaje. La exacerbación feminazi trata de imponer hoy en día su única forma de pensar linchando, por las redes sociales, a los personajes públicos que divergen en pensamiento, como recientemente al pobre cantante Bertín Osborne. ¡Menos mal que aún existen políticos, o mejor aun, políticas, a las que, como a Isabel Pérez de VOX, no le tiembla el coraje para apoyar el sentido común!

Pero, ¿qué esperar de un país en el que la Ley ha criminalizado al hombre? ¿En el que el 80% de las denuncias por violencia de género son falsas o en el que el mayor instituto de estadística sólo publica las cifras de la violencia del hombre sobre la mujer pero nunca los asesinatos cometidos por estas en el ámbito intrafamiliar?

Dicho todo lo anterior, no es de extrañar que la Vicepresidenta en funciones de nuestro Gobierno afirme que el feminismo es sólo de la corriente progresista. ¿Desde cuándo sentir respeto hacia la mujer y ofrecerle las mismas oportunidades que al hombre es sólo de las personas de izquierdas? Tome nota, Carmen Calvo, en MEDITERRÁNEO DIGITAL somos mayoría mujeres, también en los altos cargos y somos de derechas.

Nueva Ley de Igualdad: 50.000 euros de multa a las empresas que no tengan a mujeres jefas


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.