El Gobierno socialcomunista aprueba la Reforma Laboral tras el 'error' al votar de un diputado del PP

El Gobierno de Pedro Sánchez logró este jueves los apoyos necesarios para convalidar su reforma laboral -que modifica parcialmente y no deroga la del Ejecutivo de Mariano Rajoy- pese al voto en contra de los dos diputados regionalistas de Unión del Pueblo Navarro (UPN), que rompieron la disciplina de voto de su partido, socio tradicional del PP. Sólo ha habido un voto de diferencia que ha salvado al Gobierno y que no estaba previsto. Ha sido el diputado del PP Alberto Casero, cuyo voto favorable emitido de forma telemática ha sido por error. Sin embargo, la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, no le ha dejado cambiar el sentido del voto antes de la conclusión de la votación. El resultado ha sido 175 votos a favor frente a 174 en contra.

De hecho, según han informado fuentes parlamentarias del PP, Casero incluso se ha personado en el Congreso tras votar telemáticamente para poder subsanar el error in situ pero Batet no le ha permitido entrar. Todavía no se había producido la votación presencial. En este momento, el voto telemático sólo estaba reservado para los diputados en situación de enfermedad, incluidos aquí los positivos Covid y los contactos estrechos.

Las mismas fuentes señalan que existen dos precedentes en los que sí se permitió a dos diputadas votar presencialmente tras hacerlo de manera telemática. 

La convalidación del real decreto-ley defendido por la ministra de Trabajo y Economía Social, la comunista Yolanda Díaz, estuvo en el aire hasta última hora por lo ajustado de las posiciones. Cualquier error o variación en la votación podía dar al traste con los planes de Moncloa. El Ejecutivo socialcomunista llegó a la sesión de este jueves con los 154 votos que suman PSOE y Unidas Podemos, así como los de las fuerzas mayoritarias de Más País-Equo (2) y Compromís, Nueva Canarias, el Partido Regionalista Cántabro y Teruel Existe, con un voto cada uno.

Asimismo, Ciudadanos (9 diputados) y Coalición Canaria (1) también habían trasladado su disposición a apoyar el decreto ley si no se producían modificaciones y se respetaba el acuerdo con la patronal CEOE y las centrales CCOO y UGT. Los naranjas han estado muy pendientes de que el Gobierno no llegara a ningún compromiso con ERC y Bildu, sus socios de la mayoría Frankenstein, para introducir cambios en el futuro.

En el bloque del ‘No’ se han mantenido el PP (88 diputados), Vox (52), Foro Asturias (1) y Junts (4). Y hasta el final también lo han hecho Esquerra Republicana (13), Bildu (5), la CUP (2) y el BNG (1).

Todos esos partidos sumaban 166 diputados, llegando a 173 con el voto en contra del ex diputado de Ciudadanos Pablo Cambronero, adscrito al Grupo Mixto, y los cinco del PNV. La formación nacionalista había advertido que sin un cambio legislativo que blinde los convenios autonómicos su voto sería un ‘no’.

El lío en los votos del PP y UPN

En la víspera, el presidente de UPN, Javier Esparza, anunció que su organización regionalista apoyaría la reforma laboral este jueves en el Congreso de los Diputados por «convencimiento» y por «responsabilidad y sentido de Estado». «Lo cómodo era votar ‘no’. Pero lo imprescindible para traer prosperidad es votar ‘sí’», manifestó el miércoles en rueda de prensa, esgrimiendo que «si esta reforma no se aprueba, pierde España».

Esparza manifestó que «es evidente que el Partido Socialista no merece» el apoyo de UPN, pero agregó que, «con sus luces y sombras», la reforma «es positiva para España y Navarra».

Sin embargo, los dos diputados de UPN en el Congreso, Sergio Sayas y Carlos García Adanero, mostraron este jueves públicamente su discrepancia con la decisión de su partido de apoyar el decreto de la reforma laboral. Para los dos representantes navarros no era aceptable apostar por la reforma de un presidente apoyado por Bildu.  Y finalmente, votaron en contra rompiendo la disciplina de su partido.

Esta decisión inesperada ha provocado tal confusión que incluso la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha proclamado erróneamente la derogación del decreto entre los aplausos de PP y Vox y mientras se dibujaba el desconcierto en las caras de Pedro Sánchez y sus vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz. Finalmente los servicios jurídicos de la Cámara han aclarado el entuerto a favor de la Reforma Laboral del Gobierno socialcomunista.

Tiempo de rojos, hambre y piojos: el Gobierno socialcomunista dispara el paro a 3,9 millones de personas

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos