#MWC18 Los independentistas ponen en peligro 500 millones de euros y 13.000 puestos de trabajo

 mwc-mossos-independentistas

El Mobile World Congress ha generado este año 13.000 puestos de trabajo temporales, desde hoy hasta el próximo 1 de marzo.

El independentismo no tiene barreras. Los secesionistas catalanes, que ya han echado a más de 3.200 empresas, incluidas Sabadell y La Caixa, se han encargado de que Barcelona perdiese la sede de la Agencia Europea del Medicamento, y ahora parecen decididos a que los organizadores del Mobile World Congress (MWC) hagan las maletas y elijan un nuevo destino. Hasta que no lo consigan, no pararán.

El movimiento separatista catalán ha aprovechado la presencia del Rey Felipe VI en Barcelona con motivo de la inauguración del MWC, para elevar el tono de su reivindicación secesionista unilateral. Con ello, la operación ha contado con la inestimable ayuda, consciente o no, de los comunes, de la mano de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El nacionalismo sigue empeñado en hacer daño al pueblo catalán, convocando multitud de manifestaciones coincidiendo y valiéndose de un escaparate de alcance mundial, tal y como informamos durante los últimos días en MEDITERRÁNEO DIGITAL. Y, si una cosa quedó clara este domingo en Barcelona, es que los partidos y las organizaciones independentistas no piensan levantar el pie del acelerador; y están dispuestos a sacrificar incluso una mina de oro como el MWC para llegar hasta el final en su ruptura con el resto de España.

Por ello, no parece importarles, lo más mínimo, que el evento genere 13.000 de puestos de trabajo y deje casi 500 millones de euros en la ciudad de forma directa y varios miles de millones de forma indirecta, además de situarla en el mapa tecnológico mundial. La independencia ya hace mucho tiempo que se convirtió en un dogma de fe.

Inestabilidad política y social

Cataluña no despierta. Tras seguir la misms estrategia que ha provocado la marcha de las mayores empresas de Cataluña, Òmnium Cultural y la ANC convocaron una cacerolada contra el Rey Felipe VI ayer a las 21 horas. "¡Si vas en coche, haz sonar el claxon!", rezaba la campaña de los 'indepes'.

Los responsables de la feria más importante de la industria del móvil están siendo testigos, en primera persona, de la inestabilidad política y social que está inmersa Cataluña a causa del independentismo. Una inestabilidad de la que los organizadores quieren huir. Y esto haría un descomunal daño al pueblo catalán y, sobre todo, a las arcas de sus escasos ingresos actuales.

Nada más aterrizar Felipe VI, ya se vio sorprendido por el boicot y la la nula representación de las instituciones políticas catalanas a su llegada al acto oficial de bienvenida. Con ello, mientras las calles estaban tomadas por cientos de manifestantes, los Mossos cargaban contra los más radicales. En Dubái, la ciudad que se postula para arrebatar el MWC a Barcelona, se deben estar frotando las manos con el desacierto social y político que están viviendo por culpa del independentismo. Por si todavía les quedaba alguna duda de volver el año que viene.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.