Los niños pijos de la extrema izquierda: sueldazos, pisos y colegios de pago

cup-mujeres

La politóloga Gloria Álvarez acuñó un término, "boliburgueses" que describe perfectamente la situación de la mayoría de los dirigentes de la extrema izquierda. Nada nuevo bajo el sol: Fidel Castro falleció, según la revista Forbes, dejando un patrimonio por encima de los 900 millones de euros, y a Hugo Chávez se le calcula una fortuna aproximada de los 535 millones. Los líderes comunistas abogan por el reparto y la colectivización de la riqueza, pero acaban siendo siempre obscenamente multimillonarios.

En España los dirigentes de la extrema izquierda no se quedan cortos. Aunque tratan de dar una imagen de sencillez y de vida modesta, ir de pobres, la realidad es bien diferente.

Mar Ampurdanès

Aunque su nombre no sea, por ahora, muy conocido, la joven de 21 años es la portavoz de Arran, el grupo radical que ataca a los turistas en España. A pesar de pedir la expropiación de PortAventura World, el W Barcelona, conocido como Hotel Vela o el centro comercial Las Arenas de Barcelona, la joven, hija de una familia acomodada, vive en un chalet de diseño y con piscina en una urbanización a 30 kilómetros de Barcelona, tal y como informó el portal 'Crónica Global'.

De hecho, un comercial de la localidad de Palau-solità i Plegamans, donde residen los padres de Ampurdanès, asegura que el precio por una casa como la de sus papás está por encima de los 400.000 euros.

Una localidad que destaca por su tranquilidad y por su oferta de servicios: zonas verdes, pistas de pádel, club de tenis, etc. Además, el PIB en la zona está en torno a los 49.000 euros por cápita, una de las más altas de Cataluña.

mar-ampurdanes-casa

Las chicas de la CUP

En un artículo publicado por 'La Razón', se puede comprobar la vida acomodada de las dirigentes del partido antisistema que quiere romper España.

Gabriela Serra, nació en una familia pudiente del sector textil, estudió en una escuela de monjas en Mataró, de hecho, quería ser religiosa en su infancia. Sus padres tenían en propiedad varios inmuebles de negocio textil y explotaban diversas fábricas.

El Gran Wyoming confirma que es comunista tiene 19 pisos de propiedad en Madrid

Anna Gabriel, la líder de la CUP, tuvo una infancia y juventud entre algodones y colegios de pago. Sus parientes regentaban varios negocios agrícolas lo que les reportó numerosos beneficios que les hicieron emigrar a Cataluña con los bolsillos llenos de dinero. De hecho, de joven, mientras iniciaba su carrera política en Andalucía, quería ser una gran hotelera.

Mireia Boya, otra integrante de la CUP, es una niña rica. Es propietaria, junto con su hermano, de un hotel rural valorado en 250.000 euros. Aunque según su declaración de bienes, es dueña del 50% de una finca urbana valorada en 8.199,24 euros. En 2015 entró a formar parte de la Generalitat y colocó a su hermano en un alto cargo de la Conselleria de Cultura.

Los pijos de Podemos

En la formación morada no se quedan atrás. En el año 2015, Pablo Iglesias se embolsó 107.697 euros y entró a formar parte del 1% de las personas con más renta de España.

Ramón Espinar, Secretario General de Podemos en Madrid, gana más de 50.000 euros al año y es hijo de uno de los banqueros condenados por el escándalo de las 'tarjetas black'. Por no hablar de la polémica suscitada por comprar una Vivienda de Protección Oficial (VPO) que adquirió, gracias a los 60.000 euros que le prestó su papá, y vendió a los pocos meses, embolsándose 30.000 euros más del precio inicial. Especulación pura y dura. De casta le viene al galgo.

Carolina Bescansa nació en una de las familias patricias de Santiago de Compostela. La cofundadora de Podemos es descendiente de uno de los clanes que han dado color a la vida local. Su proyección pública de «mujer independiente y rupturista» da al traste con los cánones en los que fue educada y con los que ha convivido desde niña.

Su abuelo Ricardo, familiar del químico Antonio Casares, fundó Laboratorios Bescansa y puso en marcha un negocio que se ha convertido en una de las principales empresas del negocio farmacéutico en toda Europa.

Irene Montero con solo 29 años y un año cotizado, gana 9.883,82 al mes gracias a su acumulación de cargos en Podemos. Entró al partido y a los pocos meses accedió a la dirección tras destaparse su relación sentimental con Iglesias. Experiencia laboral, nueve meses.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.