Última actualizaciónVie, 29 May 2020 7pm

España | Economía

El sablazo fiscal que prepara el Gobierno: van a freír a los ricos y a las clases medias en impuestos

 iglesias

No por ya avisada, la subida generalizada de impuestos será menos dolorosa. La peor parte -si se acaba imponiendo el ala dura del Gobierno, representada por el vicepresidente Pablo Iglesias- se la llevarán las rentas más altas -que verán incrementados entre dos y cuatro puntos los tipos impositivos y se les gravará con la ansiada tasa de reconstrucción impulsada por la formación comunista-. Pero no serán los únicos, las clases medias tampoco se librarán, y ya sea a través de impuestos indirectos o nuevos ajustes fiscales, tendrán que pagar lo que el Gobierno de coalición PSOE-Podemos ha bautizado como Programa de Reconstrucción, con el que se pretende salvaguardar el futuro económico inmediato y que esconde una subida generalizada de impuestos, que pretende alcanzar los 20.000 millones de euros de ingresos y abarcará un amplio abanico. Se incrementará el IRPF, se endurecerá el impuesto de Sociedades; se ajustarán y equilibrarán Sucesiones y Patrimonio en todas las comunidades autónomas -la pretensión es impedir por ley su bonificación-; se desarrollarán definitivamente las figuras de las tasas Tobin -sobre el mercado bursátil- y Google -a los servicios digitales-; se gravarán los combustibles -especialmente el diésel- y se acotará el margen de beneficio de las socimis -lo que ya ha provocado la “huida” al extranjero de muchas de ellas-, entre otras medidas de menor calado.

España sufre la mayor crisis desde la guerra de Cuba (1898)

Las cuentas no salen

El Gobierno necesita engrosar con rapidez las maltrechas arcas públicas tras al descomunal esfuerzo económico realizado para contener la propagación del coronavirus, que ha provocado un agujero en las cuentas de 138.923 millones de euros. Según el plan económico del Gobierno presentado en Bruselas se prevé que el déficit público alcance el 10,34% del Producto Interior Bruto (PIB) este año, hasta los 115.671 millones de euros, el mayor desde los peores momentos de la última Gran Crisis financiera -en el año 2012 alcanzó el 10,7%-; que el gasto público se dispare del 10,5% hasta el 51,5% del PIB; que la caída de los ingresos estatales caiga un 5,3%, 25.711 millones menos respecto a 2019; y que el desplome previsto del PIB se haya cifrado en un 9,2% este año. Con este terrible panorama, y con una recaudación impositiva de las administraciones públicas en términos de Contabilidad Nacional para este año de 263.443 millones, las cuentas no salen. Sobre todo cuando el Ejecutivo prevé una caída de la recaudación de 96.655 millones en el IRPF, un 2,4% menos que hace un año; una pérdida 76.731 millones en el IVA, un -5,2%; en Sociedades el descenso será de 23.592 millones, un -8,7%; hasta 21.672 millones de pérdida en Impuestos Especiales, un -6,4%; y descensos generalizados en el resto, con especial incidencia en el 38% en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. A esto hay que sumar que la destrucción de puestos de trabajo y la generalización de los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) disminuirán los ingresos por cotizaciones sociales casi un 6%.

¡Desastre total! El paro se dispara y roza los 4 millones de personas

Más presión fiscal

Para poder afrontar con una mínima viabilidad la operatividad pública en el corto plazo -al margen del endeudamiento del Estado en los mercados internacionales, que llegará este año al 115% de PIB, el mayor de la historia reciente-, Hacienda prepara ya una receta tributaria que pretende incrementar en al menos 10.000 millones de euros los ingresos del Estado, una cifra que el socio de Gobierno de Pedro Sánchez pretende doblar hasta los 20.000 millones si finalmente la formación podemita logra imponer su receta de “acoso” a las grandes fortunas, además de estar ya elaborado un borrador de la conocida como “tasa a los ricos”, presionada por Podemos, que ha decidido utilizar la recién creada Comisión de Reconstrucción en el Congreso para imponer este impuesto, que “los ricos están deseando pagar por patriotismo fiscal”, llegó a decir irónicamente ante los diputados esta semana el propio Iglesias, que abre la “veda” al sablazo fiscal que se avecina, empezando por el IRPF, Sociedades y los gravámenes al ahorro y al Patrimonio, que también se pretenden tramitar “cuanto antes”, confirmaron fuentes del Gobierno.

La bomba del Gobierno: el Ingreso Mínimo Vital será de 1.015 euros al mes


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.