España | Economía

El Congreso aprueba que el 80% de la financiación de los partidos sea dinero público

congreso

El bolsillo de los contribuyentes permite la existencia de los partidos políticos. Así se deduce del examen de las cuentas de las cuatro principales formaciones políticas: PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos. El 80% de los ingresos que reciben son de origen público, esto es, provenientes de subvenciones que conceden las distintas Administraciones Públicas. Precisamente esta semana han comparecido en el Congreso los tesoreros de estos partidos, que coincidieron en la conveniencia de adoptar medidas para incentivar la financiación privada de las formaciones políticas.

PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos ingresaron en 2015 -último año del que todos han informado de sus cuentas- un total de 137,6 millones de euros. De ellos, 108,6 son de origen público, según reflejan en la información de sus respectivas webs de transparencia. Esto es, apenas el 20% de lo que ingresan proviene de fondos de origen privado. Una balanza muy descompensada y que evidencia la dependencia de los partidos de las subvenciones públicas.

El PP es quien más depende de los fondos públicos. Prácticamente la totalidad de sus ingresos (89,2%) tienen ese origen: 53 millones de un total de 59,5 millones. Le siguen PSOE y Ciudadanos, que están en el 72%. El partido que muestra un mayor equilibrio entre ingresos de origen público y privado es Podemos: sólo un 47,7% procede de subvenciones (2 millones de un total de ingresos de 4,2 millones). La política de la formación morada es financiarse mediante microcréditos que aportan sus simpatizantes y que son devueltos con el dinero que reciben, precisamente, de las subvenciones.

Éste fue uno de los debates que los tesoreros abordaron durante sus comparecencias en la Comisión contra la corrupción y la calidad democrática del Congreso. Incentivar la entrada de ingresos privados para reducir las subvenciones. Pero, ¿de dónde procede esta partida? En la actualidad, las cuotas de afiliados, las aportaciones de cargos públicos y las donaciones son las principales fuentes de ingresos privados. Precisamente las donaciones fue otro punto mencionado por quienes manejan las cuentas de las formaciones. A día de hoy, las donaciones representan el 2,1% del total de los ingresos de los partidos.

El PP, de nuevo, es el partido que presenta en sus cuentas un importe mayor en concepto de donaciones -dentro de los ingresos de origen privado-: 831.612 euros. Con todo, tan solo supone el 1,3% del total del dinero que recibe. Eso sí, pese a que la tendencia general es que las donaciones han ido decayendo, debido sobre todo a las limitaciones impuestas por las leyes, los populares han visto incrementarse esta partida. Los más de 800.000 euros de 2015 son muy superiores a los 406.244 de 2013 o los 323.778 de 2014.

En el PSOE, las donaciones suponen un irrisorio 0,3% del total de los ingresos del partido. En el polo opuesto se sitúa Podemos, que ingresó 1,6 millones por este concepto, lo que supone casi el 40% del total de los ingresos recibidos en el año 2015.

En la actualidad, está prohibido que las empresas hagan donaciones a los partidos, las aportaciones que hagan las personas físicas tienen un límite de 50.000 euros y es obligatorio notificar al Tribunal de Cuentas en el plazo de tres meses las donaciones mayores de 25.000 euros. Estas cuestiones están contempladas en la ley que regula la actividad económica y financiera de los partidos políticos. Además, en el año 2007 se modificó la ley para impedir que las donaciones fueran anónimas.

Ante este panorama, los partidos tienen su gran pulmón financiero en el dinero público. Y así seguirá siendo, al menos en el futuro a corto plazo. En el último Consejo de Ministros de febrero, el Ejecutivo autorizó la concesión de subvenciones anuales estatales a los partidos políticos por un importe de 52.704.140 euros, en concepto de financiación ordinaria. Se trata de la misma cantidad que en 2016. Del total concedido, el PP se lleva 17,4 millones de euros; el PSOE contará con 10,8 millones; Unidos Podemos con 7,1; y Ciudadanos con 6,3 millones. Las subvenciones se distribuyen en función del número de escaños y de votos obtenidos por cada partido político en las últimas elecciones.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.