¿Dónde es más fácil y más barato abrir una empresa, en Madrid o en Barcelona?

 madrid-barcelona

El 72% de las empresas españolas tienen su sede en Madrid. Esa cifra era la oficial en el año 2015. Probablemente, tras el 'procés', con la fuga de sedes sociales desde Cataluña, este porcentaje no ha parado de crecer. Las razones por las que la capital se lleva la mayoría de las empresas españolas, son una baja tributación con respecto a otras comunidades y un mayor nivel de oportunidad de negocios.

Madrid es la que ha fijado los tributos más bajos tanto en los propios como en los cedidos por el Estado. De hecho, en 2016 los madrileños fueron los españoles que menos pagaron de IRPF. El impuesto de patrimonio en Madrid no existe, el impuesto de sucesiones está bonificado al 99% y así en muchos más tributos. La presión fiscal madrileña es del 4,94%, mientras que la catalana, por ejemplo, es del 5,45%.

Un hecho que se ve reflejado en las rentas anuales, las de los madrileños son, de media 4.200 euros superiores a los catalanes. Por este motivo, aunque el tipo del IRPF es más bajo que en Cataluña, los madrileños pagan más. En la capital, Hacienda recauda 7.330 euros por contribuyente al año de media. Mientras que en Cataluña la recaudación es de 5.797 euros.

Los bajos niveles impositivos de la Comunidad de Madrid hacen que sea la que más aporte en el tributo de sociedades: un 48,7% frente al 21% que aporta toda Cataluña.

En el impuesto de sucesiones, para una herencia de 800.000 euros -aquí se contabiliza patrimonio y rentas monetarias- en Madrid se pagan 1.586 euros, en Cataluña 9.786. En el caso de recibir una donación de 800.000 euros, en la capital se pagaría 2.000 euros y en Barcelona 56.000.

Un patrimonio de 4 millones de euros no paga nada en Madrid y pagaría 41.729 euros en Cataluña.

El Impuesto Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados de la capital es de 6% y del 0,75%, respectivamente. Mientras que en Barcelona estos tipos son del 10% y del 1,5%.

El IRPF marginal autonómico de Madrid es del 21%, en el caso catalán asciende al 25,5%. Esto hace que un autónomo o asalariado tenga rentas anuales de 300.000 euros, en Madrid pagaría 133.569 euros y en Cataluña 140.990.

Todos estos alicientes fiscales hacen de Madrid la mejor región española para desarrollar un negocio. De hecho, un estudio reciente de JLL ha situado a la ciudad como la décimo quinta mejor ciudad del mundo para los negocios y la atracción de capital y talento, por delante de Washington o Sídney.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.