Amistades peligrosas: Podemos y los independentistas tumban el techo de gasto del Gobierno del PSOE

pedro sanchez congreso

El Gobierno de Pedro Sánchez se enfrenta hoy al primer varapalo trascendente de su inesperado mandato. La senda de estabilidad presupuestaria, que incluye los objetivos de déficit y deuda y el límite de gasto no financiero del Estado para 2019, no prosperará. Quedará cortocircuitada a la primera, en el Congreso, porque los socios del PSOE en la moción de censura empiezan a decantarse uno tras otro por la abstención. Así lo han anticipado Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Coalición Canaria. A ello se sumará el no de Partido Popular y Ciudadanos.

De confirmarse estas posiciones, el conocido como techo de gasto será devuelto hoy mismo al Ejecutivo. Ni siquiera hará falta que el Senado se pronuncie, una instancia en la que en cualquier caso la propuesta del Ejecutivo moriría habida cuenta de la mayoría absoluta del PP en la Cámara Alta.

El Gobierno tendrá sólo dos opciones, o bien presentar una nueva propuesta en el plazo máximo de 30 días, que tendría que someterse de nuevo a la votación del Congreso y del Senado con muy escasas posibilidades de prosperar, o bien acomodarse a la senda presupuestaria establecida por el anterior Gobierno del PP y a su límite de gasto no financiero.

Pedro Sánchez proponía elevar el gasto del Estado para el próximo ejercicio hasta los 125.000 millones de euros, lo que suponía una subida del 4,4% respecto a 2018 y, al mismo tiempo relajar el cumplimiento del déficit en aproximadamente 4.000 millones.

Esta propuesta no convence a su hasta ahora principal apoyo parlamentario, Unidos Podemos, que exige al menos 15.000 millones más de gasto público. Para la formación neocomunista, el plan de Sánchez busca en el fondo superar el escollo que supone la mayoría absoluta del PP en el Senado, sin embargo es esta una explicación endeble por cuanto los populares ya han anunciado su rechazo tajante a la propuesta del Gobierno.

Sánchez comprobará hoy su extrema debilidad a la vista de que las fuerzas que en su día le auparon a la Presidencia no están dispuestas a seguir ofreciéndole respaldo sin que medien sustanciosas concesiones. El fracaso de la senda de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto hace renacer con más si fuerza cabe el fantasma de un posible adelanto electoral. Hace apenas tres meses, Pedro Sánchez urgía a Mariano Rajoy a someterse a una moción de confianza si no conseguía superar el techo de gasto y aprobar los Presupuestos. Justicia poética.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.