España | Comunidad Valenciana

¿Quién son los responsables de lo que ocurrió en Valencia? ¿Independentistas o patriotas?

9octubre-valencia-incidentes

Como cada 9 de octubre, la izquierda valenciana, junto con los nacionalistas, independentistas y catalanistas de la región convocaron una manifestación autorizada por la Delegación del Gobierno. Algo así como una Diada a la valenciana. Este año, la consigna era promover el uso de la lengua propia en la Comunidad Valenciana (para ellos el 'País Valencià').

Sin embargo, el tema catalán y la declaración de independencia impulsada por la Generalitat de Carles Puigdemont no quedó aislada y estuvo muy presente en la marcha convocada por la Comissió 9 d'octubre.

La CUP y sus juventudes, Arrán, confirmaron que acudirían a la manifestación a favor de la anexión de Valencia a Cataluña. Sus soñados 'Países Catalanes'. De hecho, portaron pancartas en las que se podía leer 'La independencia es el único camino'. Un gesto que fue reprochado por las plataformas valencianistas.

Aunque había una fuerte presencia policial, debido a la tensión que producía una marcha así coincidiendo con los días más convulsos del 'procés' catalán, los altercados no tardaron en aparecer.

En un principio, se había convocado una contramanifestación para mostrar el rechazo a "la invasión de separatistas catalanes que han invadido Valencia para provocar enfrentamiento entre valencianos", según afirmó en su cuenta de Facebook, Juan García Santacreu, abogado y expresidente fundador de Coalicio Valenciana.

Sin embargo, la protesta de los grupos valencianistas, patriotas y de la derecha identitaria, que no tenían autorización de la Delegación del Gobierno, se desfasó y terminó derivando en una masiva pelea entre independentistas y españolistas. La violencia acabó quitando el sentido a todo fundamento y reivindicación que unos y otros pudieran tener en sus quejas. Agredieron a mujeres, a periodistas y varios manifestantes de la Comissió 9 d'Octubre

Podemos y Compromís hablan de "violencia fascista" 

Desde Podemos y Compromís pidieron la dimisión del Delegado del Gobierno en Valencia, Juan Carlos Moragues, "por no garantizar la seguridad y el derecho de manifestación de las personas".

Fuentes de la Delegación del Gobierno, por su parte, aseguraron al diario 'El Mundo' que "no hubo detenidos durante el transcurso de la manifestación ni heridos de gravedad". Señalaron que no se tuvieron que hacer cargas y que sí que se habían ampliado los efectivos con agentes de otras partes de España. Además, agradecieron la labor de los efectivos movilizados e insistieron en que en todo momento se escoltó a los participantes en la marcha.

Los agentes de la Policía Nacional, afirman que solo realizaron "intervenciones puntuales" en los aledaños de la plaza de San Agustín para separar las peleas que se estaban produciendo entre entidades españolistas y las organizaciones independentistas como la CUP y Arrán.

Los valencianistas denuncian "la provocación de los catalanistas"

El grupo de ultras del Valencia CF, Yomus, se desmarcaba públicamente de los incidentes y aseguraba, en su página oficial de Facebook, que ellos no tuvieron nada que ver con los hechos. "En relación a las últimas noticias publicadas en los medios de comunicación, YOMUS niega cualquier implicación en los hechos que tuvieron lugar en la tarde del 9 d'Octubre."

Desde los grupos valencianistas, por su parte, condenan la violencia pero argumentan que es "una provocación" que los nacionalistas catalanes hagan gala de su "imperialismo" y acudan cada año a crear tensión entre valencianos.

Por tanto, siguiendo la versión oficial de la Delegación del Gobierno en Valencia y de la Policía Nacional, los altercados se produjeron una vez finalizada la marcha entre los independentistas catalanes y los patriotas valencianos.

Y es que todos los extremos siempre se tocan. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.