La policía, desbordada por la avalancha de pateras de inmigrantes contagiados de coronavirus

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Este fin de semana han sido interceptadas dos embarcaciones en Alicante, una en Alfaz del Pi y otra en Altea. Ayer, además de que un grupo de 17 argelinos se diera a la fuga tras dar positivo, se interceptaron dos pateras más: en Calpe (Alicante) y en Almería. La situación de no-control de la inmigración ilegal se manifiesta en las continuas oleadas de pateras que llegan a las costas españolas. Estas implican que inmigrantes en situación irregular con coronavirus vivan y deambulen por la calle, ya sea porque no han recibido asistencia y aislamiento, tanto como por las fugas de los mismos. Una situación que supone un riesgo para la salud pública y ante la cual no existe una respuesta centralizada y coordinada. 

Sobre la 1:00 de la madrugada del sábado ha sido interceptada una patera ocupada por 15 inmigrantes, entre ellos un bebé, a 2,5 millas náuticas de Punta del Albir en Altea. Tras su traslado al puerto de Alicante, han sido sometidos a los test de coronavirus y cuatro de ellos han resultado positivos, según fuentes policiales. Por otro lado, sobre las nueve de la mañana, se ha visto a un grupo de diez personas de origen magrebí corriendo con mochilas desde la playa Racó de Albir hacia el núcleo urbano de la población. Justo antes se ha hallado una embarcación sin ocupantes, únicamente con objetos dentro en dicha cala. 

17 inmigrantes argelinos en cuarentena por coronavirus se fugan en Cartagena

Día tras día. Este viernes una patera con cinco inmigrantes de origen magrebí ha sido detectada por las cámaras del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de la Guardia Civil a las 2.30 de la madrugada en la costa de Sierra Helada. Los cinco inmigrantes han sido trasladados al puerto deportivo de Calpe, donde se les ha sometido al test del Covid-19 y se ha detectado algún positivo.

Otro recibimiento diferente es con el que se han encontrado la docena de inmigrantes africanos que durmieron este martes en un parque de Almería sin que ninguna autoridad le prestase asistencia, ni se les realizase la PCR. La desatención del grupo es resultado de las discrepancias entre el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y la Junta de Andalucía, comunidad autónoma que niega el aislamiento y la prueba a los inmigrantes.

Este también puede ser el destino de los ocupantes de la última patera que desembarcó este viernes al mediodía entre los bañistas en plena playa de Carboneras (Almería). 

Murcia es una de las regiones más atacadas por el descontrol de la inmigración ilegal. La región ha acogido ya a más de medio millar de inmigrantes procedentes de las oleadas de pateras. Un desbordamiento que obligó a la región a habilitar un campamento en el puerto de Cartagena para retener a los inmigrantes. Tras el escándalo acontecido este jueves en el que se desalojó a niños autistas del centro de Cabezo Beaza en plena noche para dar atención en él a los inmigrantes ilegales con coronavirus, antes de que los mismos se escapasen, pateras de inmigrantes con positivos en coronavirus abordo atracan casi cada día las costas españolas.

El viernes hacia las 12.20 horas, 17 argelinos procedentes de una patera han salido corriendo campo a través tras dar positivo en la prueba de coronavirus para así evitar la cuarentena. Por el momento, la Guardia Civil solo ha detenido a 13 de los fugados de la nave del polígono Cabezo Beaza (Cartagena). No es la primera fuga que se da. Anteriormente, 59 de ellos huyeron y la semana anterior casi un centenar de los ocupantes de las pateras procedentes del norte de África, algunos de ellos con coronavirus, también escaparon del campamento.

59 inmigrantes con coronavirus se fugan en Murcia

La llegada masiva de pateras a las costas españolas ha abierto una nueva vía de penetración del coronavirus en España. Mientras las zonas afectadas, como Murcia, manifiesta la situación de “abandono” y la “dejadez” por parte del Gobierno, Sanidad mira hacia otro lado al atribuir la responsabilidad de control a las Comunidades Autónomas y desconoce el número de inmigrantes ilegales y su situación. Del mismo modo, Migraciones únicamente sugiere a las Comunidades Autónomas que presten asistencia y realicen las pruebas necesarias. Por su parte el Ministerio de Interior, aunque reconoce la situación, no responde con ningún tipo de medida específica. 

No solo las regiones manifiestan la dejadez del Gobierno. Jupol, el sindicato mayoritario de la Policía Nacional, califica de "alarmante" la situación ante la llegada de pateras. Asimismo, el sindicato denuncia que "Argelia sigue soltando pateras de forma incesante ante la innación de Exteriores" y manifiesta que "nadie defiende los intereses de España"

Cientos de negros contagiados de coronavirus se saltan el confinamiento y expanden el virus a dispersión


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.