Los comunistas se cagan vivos y cancelan el espectáculo en Valencia de Mongolia
Última actualizaciónLun, 27 Ene 2020 10pm

España | Comunidad Valenciana

Los comunistas se cagan vivos y cancelan el espectáculo en Valencia de Mongolia

mongolia

Los responsables de La Rambleta, un centro cultural de titularidad municipal de Valencia, han anunciado que se suspenden las dos sesiones del espectáculo de la Revista Mongolia previstas para este fin de semana, por las "amenazas directas" de ciudadanos indignados contra la cesión del local a una publicación de extrema izquierda.

En su comunicado, los gestores aseguran que "el riesgo" ha sido observado por las "instancias competentes" sin que se pueda garantizar "la ausencia de incidentes".

Sin embargo, la versión oficial dista mucho de las explicaciones dadas por la Dirección del centro. En una nota de prensa pública, la Delegación de Gobierno en la ciudad se ha apresurado a desmarcarse rápidamente de la cancelación, asegurando que "garantiza la seguridad tanto en el interior como en el exterior del espectáculo" y anuciando que se ha abierto de oficio una investigación sobre las supuestas amenazas "por si incurrieran en delito de odio y coaaciones".

José Roberto González, sudelegado del Gobierno, ha explicado que se van a reunir con el equipo de La Rambleta para garantizarles la seguridad de los asistentes al evento y de sus trabajadores "en caso de que decidan mantener su programación".

Llamada de España 2000 al boicot

Hace unos días el líder de España 2000, José Luis Roberto, pidió que se boicoteara el espectáculo y recibió una sonora respuesta por parte de los editores de Mongolia, una revista satírica comunista, que aseguraron que seguirían adelante con su actuación. 

"Este mierda debe de creer que nos va a parar. Me puede comer el rabo por los dos lados, como si fuese un sello", escribió Edu Galán, uno de sus responsables.

"Hacemos un llamamiento urgente a las instancias competentes para que se adopten las medidas necesarias que eviten que cualquier espacio cultural tenga que cancelar su programación por amenazas, coacciones e intimidaciones, y que aseguren que puedan programar con la libertad que debe estar garantizada en un Estado democrático y de derecho".

Mongolia denuncia ser víctima del fascismo

Y la tercera pata de este banco. La Revista Mongolia, que ha emitido también un duro y contundente comunicado público a través de sus redes sociales, en el que muestran su controriedad por la suspensión del espectáculo:

"Acatamos la decisión tomada, pero no la compartimos. Es más: nos parece una grave equivocación en una democracia que quiera ser digna de este nombre".

"La decisión de suspender las actuaciones de Mongolia no es un hecho aislado, sino que se produce muy poco después de una decisión análoga ante el show de Dani Mateo, Cimas y Vaquero, lo que añade si cabe más gravedad a una situación ya muy grave de por sí. Cada suspensión refuerza a los intolerantes, que ven cumplidos sus objetivos y se envalentonan ante la siguiente campaña, debilita la democracia y erosiona sus principios fundamentales".

"Lo sucedido en Valencia con reiteración no es ya por tanto un problema de esta localidad, de Mongolia o ni siquiera del mundo de la cultura, sino que interpela directamente al conjunto del país al amenazar las bases mismas de una sociedad abierta: es inconcebible que en una democracia liberal de la Unión Europea un minúsculo grupo de ultraderecha se crea en el derecho, a través de amenazas violentas, de decidir la programación de una sala de teatro de titularidad municipal y que, además, las autoridades se lo consientan de forma reiterada".

Esperamos fechacientemente la misma enérgica condena a los incidentes provocados por los energúmenos de la extrema izquierda y el Partido Comunista hace unos días, que insultaron, amenazaron e intentaron asaltar el local reservado para llevar a cabo un miin de VOX en Murcia. Por poner solamente un ejemplo. Ansioso estamos.

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.