Las feministas, contra la Senyera 'machista'

senyera-sexista

¿Puede una mujer llevar una bandera de 18 kilos erguida durante una procesión de más de una hora? Ésa es la polémica que han provocado la idea de una concejal de Valencia, Glòria Tello (Compromís), de proponer que se aligere el peso de la Real Senyera que cada 9 de Octubre se pasea por las calles de Valencia para conmemorar el Día de la Comunidad Valenciana.

La histórica bandera se custodia en el Archivo Municipal y sólo sale a la calle una vez al año portada por un edil valenciano. Se trata de uno de los mayores honores que pueden recaer en un concejal, pero no todos están preparados físicamente para soportar la carga e incluso los hay que se preparan durante las semanas previas para cumplir con la tarea de llevar la Senyera sin que se incline ante nada ni nadie.

El último portador, Fernando Giner, portavoz de Ciudadanos, reconoció la dificultad de llevar la enseña valenciana e incluso ha habido casos en los últimos años de amagos de desmayo por parte del portador. De ahí que la concejal de Patrimonio lanzara la propuesta de tratar de aligerar el peso del mástil para que pudiera ser llevadas con más comodidad, especialmente las mujeres concejales. "Al menos, yo sé que no podría llevarla, pesa muchísimo", dijo ayer en plena procesión.

La intención de Tello ha sido considerada sexista por quienes ejercieron el honor de ser porteadoras. En los últimos años han sido tres: la popular Marta Torrado y las socialistas Carmina del Río y Mercedes Caballero. "Me he sentido insultada. Sí, pesa, pero esta es la prueba de que las mujeres también podemos llevarla, con los mismos problemas que lo hacen los hombres", explica Caballero, que llevó la Senyera en 2009.

"Sus palabras son muy desafortunadas porque yo no me considero superwoman y pude llevarla sin problemas. Cualquier mujer que haya tenido hijos ha llevado más peso en algún momento", añade.

La ex concejal no ve problema en abrir el debate sobre cómo hacer más cómoda la tarea, pero sin valoraciones sexistas. "Lo que le pido es que rectifique y matice sus declaraciones. No me parece mal que se plantee cómo mejorar, pero no para que la puedan llevar mujeres", añadió.

Caballero confirma que más que el peso, el problema es el viento. La Senyera no se puede inclinar, "y si rebajamos el peso del mástil puede provocar que se mueva al pasar por un cruce con una mínima brisa", asegura. Recuerda que la única sujeción que llevan es mínima, "poco más que una banda de fallera".

Al alcalde Joan Ribó, que fue el porteador del año pasado, tampoco le parece mal que se debata sobre cómo hacer más cómodo el traslado, pero no por razones sexistas. "No sé si fue el planteamiento más afortunado", ha dicho. Ahora será la junta de portavoces municipal quien decida qué fórmulas puede haber para que rebajar los 18 kilos de la Senyera sin caer en criterios sexistas.

Glòria Tello ha seguido defiendo su postura, aunque admite que no se expresó de la forma más acertada. "Más allá del contexto en que se produjeron mis declaraciones de ayer y de si la forma de expresarme no fue la más afortunada, quiero dejar claro que la actuación propuesta va dirigida a facilitar portar la Senyera a todos los concejales y concejalas".

A su juicio, "resulta evidente que hay concejales y concejalas con una fuerza o capacidad física mayor que otros y otras" y la acción planteada, "que es necesario tratar con el máximo consenso posible, está encaminada a evitar que la capacidad física sea importante a la hora de permitir que una persona, con independencia de su sexo, pueda ser portador".

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.