Cargos del PP se repartían comisiones ilegales en un chiringuito de Almenara

chiringuitoplaya

El juzgado de Sagunto que instruye las piezas derivadas del sumario del cártel del fuego -el grupo de empresas que presuntamente pactó precios de contratos relacionados con los servicios de extinción de incendios forestales- investiga si cargos locales del PP cobraron comisiones a cambio de presuntos pelotazos urbanísticos en la provincia de Valencia.

Francisco Alandí, el ex trabajador de Avialsa que interpuso la denuncia inicial en Anticorrupción y acabó como imputado -ahora, investigado-, declaró en el juzgado que Vicente Huerta, el empresario de Avialsa sobre el que gira la presunta trama, pagó comisiones a Emilio Máñez, ex teniente de alcalde de Quartell y ex presidente del PP de este pequeño municipio de la comarca del Camp de Morvedre, en un chiringuito de la playa de Almenara (Castellón).

«Máñez quedaba a veces con Huerta a comer en un chiringuito de Almenara para darle el dinero. Desconozco las cantidades», aseguró Alandí durante su interrogatorio, al que ha tenido acceso este periódico. Alandí aclaró que tenía conocimiento de estas reuniones a través de Francisco Huguet, ex alcalde de Quartell al que también apunta el presunto pago de comisiones a cambio de favores urbanísticos.

Huguet y Máñez eran colaboradores habituales del ex conseller, ex secretario general del PPCV y ex delegado del Gobierno, Serafín Castellano, a quien el cártel del fuego también habría agasajado con relojes, cacerías o noches de hotel de lujo.

Durante la declaración de Alandí, el juez también se interesó por el pago de otra presunta comisión, de hasta 400.000 euros, que los investigados habrían camuflado en la compra-venta de un programa urbanístico en la provincia de Valencia.

-«¿No tenía conocimiento de que se trataba de otra mordida de hasta 400.000 euros para todos ustedes?»

-«Yo no tenía conocimiento», contestó Francisco Alandí. «Todos nosotros, no. Yo lo desconozco y me limito a reiterar las instrucciones que dio Huerta».

La declaración de Alandí forma parte de la pieza separada del cártel del fuego que investiga pelotazos urbanísticos con Huguet y Máñez como principales investigados por los presuntos delitos de cohecho, prevaricación y malversación. El programa urbanístico que está bajo sospecha es el de Alfara y de la Baronia de Quartell. El juzgado dividió en cuatro piezas la investigación del cártel del fuego para delimitar los delitos y mantiene como imputado en dos de ellas a Serafín Castellano.

Según Alandí, los cargos locales del PP que habrían cobrado comisiones coincidieron con Vicente Huerta en Sagunto y con el tiempo se fueron ganando su amistad, su confianza. A preguntas del fiscal Anticorrupción Vicente Torres, el declarante explicó que Máñez «se veía cada dos por tres con Huerta y me consta comidas en su domicilio a nivel particular. La relación fue creciendo y se le abrieron otras puertas, como la del señor conseller -Castellano-».

«Había una relación total y yo asistí a una de esas comidas» dijo Alandí, quien a continuación reconoció que Máñez obtuvo beneficios con la negociación del convenio urbanístico a través de facturación ficticia entre empresas.

«Hay correos electrónicos donde se indica que hay que sacar el dinero de la factura de Máñez, que volvieran a hacer un talón que estaría firmado por Huguet y te dejamos el dinero encima de la mesa (...). Se generaba dinero en efectivo, yo no puedo decirle qué facturas son falsas o no porque lo acordaban ellos, pero lo que sí digo es que hay documentación de las cuentas y saldos que siempre ha habido entre Huerta y Máñez. Eran saldo importantes, muy importantes», concluyó.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.