España | Comunidad Valenciana

Ataque de la extrema izquierda contra el acto de VOX Valencia

independentistas valencianos

Son las cosas de los tolerantes y los demócratas de toda la vida. El restaurante La Ferradura, en Valencia, donde VOX tiene previsto celebrar su puesta de largo oficial el próximo día 24 de octubre en la ciudad, ha amanecido esta mañana con toda la fachada llena de pintadas.

En la entrada principal del local todavía puede apreciarse una enorme, hecha con spray negro, en la que se lee, con grandes caracteres "Fora Vox" - fuera Vox- , firmado con una esvástica tachada y una estelada independentista, símbolo utilizado habitualmente por la extrema izquierda valencianista.

El presidente de VOX en Valencia, José María Llanos ha querido condenar públicamente el atentado con un vídeo que ha difundido a través de las redes sociales de la formación identitaria.

Desde VOX Valencia manifiestan "su total apoyo al restaurante La Ferradura" y "agradecen a los dueños del local su compromiso y valentía". Llanos, además, ha comunicado que "VOX no cederá ante las presiones y amenazas de los totalitarios que quieren destruir España y atacan la libertad".

El acto-conferencia de VOX del próximo miércoles pretende ser "un punto y seguido desde Vistalegre a Valencia", según el partido, que ya ha previsto un aforo para 1.000 personas e incluso ha habilitado un servicio gratuito de autobuses desde su sede en la ciudad. Asistirán al acto el Vicesecretario Jurídico de VOX, Pedro Fernández y el presidente de la formación, Santiago Abascal.

Las amenazas de la extrema izquierda 

Si el ataque ya de por sí no fuera lo suficientemente grave, en el caso de VOX Valencia, llueve sobre mojado. La semana pasada, la Dirección del Colegio de los Jesuitas ya emitió un comunicado público en el que anunciaba que cerraba sus puertas al partido, dando por rescindido unilateralmente el contrato suscrito hace meses para la celebración del evento en sus dependencias.

Las amenazas de la izquierda valenciana y los círculos podemitas hicieron que a los religiosos les atenazara el miedo escénico, se plegaran a sus cocacciones y decidieran arrodillarse frente a toda la panda de zarrapastrosos comunistas, para impedir que VOX, un partido político completamente legal, llevara acabo su presentación oficial. En cambio, a Podemos y a Compromís sí les cedieron el recinto. 

Después, cuando la izquierda los ataque, y les recuerde las cosas tan terribles que ya les hicieron en el 36, que no se quejen. Parece que la libertad de expresión en nuestro país, no es igual para todos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.