▶️ VÍDEO. ¡Pillado! Pablo Iglesias fingió llegar en taxi al Debate de Telemadrid

¡Síguenos en Telegram!

Pura estrategia política. Todos los candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid midieron muy bien sus tiempos y su puesta en escena a la hora de aparecer ante las cámaras en el duelo a seis, el primer y único debate televisivo de las elecciones del 4-M

El candidato de Ciudadanos, Edmundo Bal, dio la nota llegando a Telemadrid vestido de motero a bordo de su Harley Davidson (seguido de un nutrido autobús de bienvenida de fans de su partido). Ángel Gabilondo (PSOE) lo hizo andando, acompañado de sus asesores de campaña. La presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso y la candidata de Vox Rocío Monasterio, llegaron junto a su séquito en un automóvil particular y recorrieron a pie los últimos metros hasta los estudios.

Hasta que llegó el show. El líder de Podemos Pablo Iglesias, decidió marcarse otro brindis de cara a la galería y llegar en taxi, un sector que el partido comunista ha convertido en una de sus grandes banderas políticas. Y no es la primera vez. En 2019, en el debate a las elecciones generales, sorprendió a propios y extraños, como un guiño electoral para apoyar a los taxistas en su batalla contra las VTC. Hay muchos votos en juego.

Sin embargo, parece que todo habría sido un engaño. Poco le ha durado el bulo a los adalides de la postverdad. El cazador, cazado. Una mentira más. Igual que la canción, era todo puro teatro.

Pablo Iglesias fingió llegar en taxi a Telemadrid. En las imágenes que se han filtrado por redes sociales, se aprecia como el candidato podemita llegó en un coche gris, se metió en un callejón y se paró. Aparentemente, la persona que está en la calle es un escolta. Después, aparece un taxi-furgoneta, y se incorpora a la carretera detrás de un camión con una L que oculta la maniobra. Iglesias se sube y llega a la televisión pública madrileña. Toda la escena perfectamente estudiada. Pero era fake.

Una vez terminado el debate, no le hizo falta ni fingir. Al filo de la media noche, el exvicepresidente se soltó la coleta y recuperó sus viejas costumbres habituales. Y es que, en vez de pedir otro taxi para volver a su casoplón, ya sin el foco de las cámaras, optó por utilizar un vehículo privado. Se había acabado el teatrillo. En concreto se montó en un Volkswagen de color negro. Hasta ahora, cuando formaba parte del Gobierno de coalición, Iglesias contaba con un vehículo oficial propio, y tres escoltas, que le seguían a todos lados. De los agentes de la Guardia Civil que custodian 24 horas su chalet de Galapagar, ya hablamos otro día.

Otra mentira más para el largo curriculum del líder de Podemos. Y van tantas, que ya hemos perdido la cuenta.

Pablo Iglesias, en 2012: 'No confíes en quien se gasta 600.000 euros en un ático de lujo'


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.