Última actualizaciónMar, 04 Ago 2020 9pm

España | Comunidad de Madrid

Pablo Iglesias, a favor de 'Los Bukaneros' del Rayo: 'Zozulya es un neonazi'

pablo iglesias mediterraneo digital

Por primera vez en la historia, un partido de la Liga española suspendido por cánticos racistas.

El encuentro de Segunda División que se disputaba en Madrid entre el Rayo Vallecano y Albacete ha sido suspendido debido a los gritos y a las consignas racistas de las gradas del Estadio de Vallecas contra el jugador ucraniano Roman Zozulia.

Suspendido el Rayo Vallecano - Albacete por los gritos racistas de la extrema izquierda contra Zozulya

El sector más radical de la afición del Rayo Vallecano, conocidos como 'Los Bukaneros', de clara filiación comunista, anarquista y vinculada con la extrema izquierda, ha proferido cánticos ofensivos contra el futbolista y coreado consignas como "Roman Zozulia eres puto nazi".

El árbitro del encuentro, José Luis López Toca, del colegio cántabro, decidió parar el juego varios minutos. A través de la megafonía se avisió hasta en dos ocasiones de que si no finalizaban los insultos el partido se suspendería.

La extrema izquierda de Vallecas, pancarta de apoyo a Rodrigo Lanza

Finalmente, el encuentro entre madrileños y manchegos llegó al descanso con empate a cero en el marcador y los jugadores del Albacete se negaron a regresar al campo en apoyo y en solidaridad con su compañero.

La afición del Rayo Vallecano permaneció en las gradas con cánticos como "era una broma, Zozulia era una broma" a la espera de ver si el partido finalmente se acababa reanudando o se daba por finalizado, pero cerca de las 21:40 horas, la megafonía del estadio anunciaba de manera oficial que el encuentro quedaba suspendido, una decisión que la Liga de Futbol Profesional ha justificado poco después en un comunicado.

Pablo Iglesias defiende a 'Los Bukaneros'

El líder de la coalición Unidas Podemos y próximo vicepresidente del Gobierno de coalición de Pedro Sánchez, hablaba para 'Marca' antes de las elecciones y defendía los vetos a los deportistas por sus ideas políticas.

"¿Sería razonable que en Alemania contratasen a un jugador que hiciera el saludo nazi o llevase una esvástica tatuada? En el caso de Zozulya no hablamos de un futbolista con una opción ideológica cualquiera, que lógicamente tienen todo el derecho a tener y defender, hablábamos de un neonazi", reflexionaba Iglesias.

"Hablábamos de racismo, algo que hace muchísimo daño al fútbol. Por eso creo que la afición del Rayo dio un ejemplo de compromiso democrático".

Claro, pero él puede ser un comunista redomado, una ideología totalitaria con más de 100 millones de muertos y millones de exiliados y refugiados a sus espaldas, y aquí no pasa nada. La libertad de expresión, hecha a medida.

Pablo Iglesias veta a MEDITERRÁNEO DIGITAL

La AFE apoya a Zozulya

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) ya emitió un comunicado defendiendo a Zozulya y mostrando "su más enérgica condena por unas manifestaciones que consideramos desafortunadas en un estado de derecho en el que nos encontramos".

Además, se ponía a disposición del deportista para todo lo que necesite en defensa de los derechos que le asisten y para que pueda ejercer libremente su profesión como futbolista "sin distracciones ajenas a la práctica del fútbol".

También su club, el Albacete Balompié, anunciaba que el Consejo de Administración y toda la familia que compone el club mostraban "su apoyo unánime" a Roman Zozulya, cuyo comportamiento en el equipo "ha sido un verdadero ejemplo".

"Ha sido un ejemplo para todos, tanto en el seno del vestuario, como en el apoyo a los proyectos de carácter social que promueve la Fundación Albacete Balompié, con la finalidad de crear una sociedad más justa e igualitaria a través del Deporte", añadían en un comunicado oficial.

Zozulya jugó en el Rayo

Hace casi tres años, en el mercado invernal de 2017, el Rayo fichó a Zozulia. De inmediato la afición se movilizó y presionó para que la operación se frustrase. Denunciaban los seguidores rayistas que el ucranio había tenido acercamientos a la ultraderecha, salieron a la luz imágenes del delantero posando con simbología nazi y fascista, y que eso no concordaba con los valores del club. El delantero intentó incluso entrenar con su nuevo equipo, pero los actos de protesta en las instalaciones no lo permitieron. El jugador tuvo que volver al Betis, equipo que lo cedía al Rayo, y se quedó sin jugar el resto de la temporada.

Estos son los chicos de la izquierda, los que luego nos dan lecciones de tolerancia a los demás y defienden que la libertad de expresión no tiene límites... solo para los que piensan como ellos. Democracia de la buena directamente en vena.

El rapero Pablo Hasel desea 'que se estrelle el avión del Betis' por defender a Zozulia


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.