España | Comunidad de Madrid

A Nadia Otmani, la mujer que increpó a Ortega Smith, la dejó en silla de ruedas un musulmán iraní

 nadia otmani

Ha sido sin duda una de las imágenes de este 25 de noviembre, ‘Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer’ mal traducido en España (¡oh sorpresa!) como ‘Día internacional contra la violencia de género’.

Nadia Otmani, una inmigrante marroquí, increpaba con vehemencia a Ortega Smith, secretario general de VOX, tras su valiente discurso en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, en el que defendió lo que dicta el más puro sentido común: la violencia NO tiene género. Da igual que la víctima sea un hombre, una mujer, un niño o un anciano. La violencia, no es cuestión de sexos.

VOX: 'La violencia no tiene género'

Un mensaje que, como era de esperar, ha indignado a toda la progresía en bloque y a los acomplejados de la derechita cobarde, que le han seguido el juego y comprado el dogma de fe de la superioridad moral de la izquierda durante los últimos 30 años.

¡Qué bien acostumbrados han estado a imponer su totalitarismo ideológico desde su púlpito de superioridad moral! Se habían quedado sin rival. Con VOX, les ha salido la horma de su zapato. Su mismo reflejo, en negativo, al otro lado del espejo. Se les ha acabado el chollo. Van a tener democracia de la buena y directamente en vena.

La imagen de Nadie Otmani, en silla de ruedas, llamando la atención a Ortega Smith, ha copado todas las portadas. Ya tienen otro símbolo (más) para explotar a nivel mediático. El poder de la prensa que tan bien domina la izquierda y sus tentáculos.

¿Quién es Nadia Otmani?

La protagonista del día y nueva heroína del feminismo nacional, es una inmigrante marroquí. Víctima de la mal llamada violencia de género, que la dejó postrada para siempre en una silla de ruedas y sin poder andar.

“Llevo 20 años sufriendo la violencia machista”, le ha dicho en público a Ortega Smith después de su intervención. "Con la violencia de género no se hace política", ha agregado a gritos, visiblemente compungida. A un palmo de la cara del político de VOX, que aguantó el tipo como mandan los cánones de la corrección y el saber estar.

Un informe confidencial revela que, el 80% de las denuncias por violencia de género, son falsas

Nadia Otmani es la presidenta de la Asociación Al Amal, que ayuda a mujeres inmigrantes maltratadas.

En octubre de 1997 llegó a Madrid desde Marruecos para pasar unos días con Rashida, su única hermana, que estaba casada con un iraní que conoció en nuestro país. Un día tuvo una monumental bronca con su marido y lo echó de casa. Las dos hermanas salieron a la calle para hablar con tranquilidad. Rashida cogió en brazos a su hijo menor, Ismael, de un año y medio. El mayor estaba en el colegio.

Según ella misma relató en una entrevista con la revista ‘Mujer hoy’, vieron a través del cristal que el marido regresaba y que se dirigía hacia ellas. Rashida salió corriendo con el niño en brazos y Nadia se interpuso entre ellos. Su cuñado sacó una pistola y le disparó a la cabeza.  Cuando Nadia cayó al suelo, apretó dos veces más el gatillo: el segundo proyectil le produjo una irreversible lesión de médula que la dejó en una silla de ruedas para el resto de su vida.

EXCLUSIVA. El 86% de todos los detenidos por violencia de género NO son españoles

Su agresor, un inmigrante musulmán

Paradójicamente la historia, por más trágica que sea, no deja de dar la razón a VOX, y tiene una doble lectura va todavía más allá: Otmani cumple una de la máxima de las que ha hecho bandera el partido durante toda la campaña electoral, y que le valió a Abascal ser linchado por la progresía mediática durante el famoso Debate a 5 en televisión: "la mayoría de los detenidos por violencia de género son extranjeros".

Su agresor además es un inmigrante de origen iraní, evidentemente musulmán, donde están especialmente socavados y pisoteados los derechos de las mujeres.

Tanto fanatismo, les obnubila la mente y no les deja ver más allá. Es muy complicado querer luchar permanentemente contra la realidad. ¿Qué va a creerse usted, lo que yo le diga o lo que ven sus ojos?, que decía Marx (no el que tanto les gusta a ellas, el otro, el de los hermanos). Pues es exactamente eso. La violencia no tiene género.

El informe del que habla Abascal: sí, la mayoría de los condenados por las manadas son extranjeros

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.