Manifestación 'antirracista' en Madrid en la que están vetados los 'europeos blancos'

orgullo-critico

Bienvenidos a la España del siglo XXI. Ni el maestro del género, el genial Salvador Dalí, hubiese sido capaz de imaginar tanta dosis de surrealismo en un solo cartel. 

Una manifestación antirracista que convoca a todas las razas pero veta, explícitamente, la presencia de los europeos blancos. Y todo esto pasa en el centro de Madrid, en el corazón de Europa. Y organizada por entidades subvencionadas con dinero público. Es la cuadratura perfecta del círculo.

Y prometemos que no es broma. No se trata de una mala pasada de la mente o es fruto del abuso de substancias psicotrópicas, aunque reconocemos que más de un@ de los asistentes no hubiera pasado el control antidoping. Ocurrió este 28 de junio, en la manifestación celebrada en Madrid, enmarcada en los actos reivindicativos que tienen lugar con motivo del World Pride durante toda la semana en la capital.

La autodenominada 'manada antirracista transfronteriza' invitaba a unirse a la marcha a los: "radicalizadxs, migrantes, negrxs, afrodiasporicxs, sudakxs, gitanxs, asiáticxs, árabes y rumanxs" (traducido al español, lenguaje fascista y colonial donde los haya: radicalizados, migrantes, negros, afrodiasporicos, sudacas, gitanos, asiáticos, árabes y rumanos).

Sin embargo, quedaban terminantemente excluidos "los euroblancos", tal y como rezaba el propio cartel: "manada libre de euroblancxs". Si eres europeo y blanco, estás vetado.

¿Hay algo más surrealista y racista que convocar una manifestación contra el racismo excluyendo explícitamente a una raza?

Esos mismos que se llenan la boca para luchar contra la discriminación y la xenofobia, que enarbolan la bandera de la tolerancia y lo políticamente correcto para trincar subvenciones a perpetuidad, montan una marcha por el centro de Madrid prohibiendo participar a los europeos blancos.

¿Esto no es motivo discriminación y constituye un delito de odio? ¿Alguien se imagina que pasaría si montáramos una manifestación con la apostilla "libre de negros"?

Otra cosa curiosa y que llama poderosamente la atención, es la estupidez supina de invitar a los rumanos y a su vez vetar la entrada de europeos. No sabíamos que Rumanía no formaba parte de Europa y tampoco que los rumanos se caracterizan por su oscuro color de piel. A no ser que consideren, por el artículo 33, que todos los rumanos son directamente gitanos. Lo que en sí mismo constituiría un nuevo delito de odio y discirmiación contra una raza.

Todos aquellos que niegan que existe el racismo antiblanco, hacen de él su permanente bandera. Un acto de discriminación en toda regla ante un colectivo que, por extraño que parezca, ya es minoritario en todo el planeta: actualmente, solo el 15% de la población mundial es blanca... y eso que ahí se engloban todos los ciudadanos de EE.UU., Canadá, Australia y el resto de países no europeos. El viejo continente, ya es mayoritariamente mestizo.

¿Por qué no intervino la famosa Unidad de la Gestión de la Diversidad de Manuela Carmena? ¿No es esto un monumental y escandaloso delito de odio?

Los servicios jurídicos de MEDITERRÁNEO DIGITAL ya están estudiando emprender de inmediato acciones legales ante una manifestación que consideramos vanguardia del odio, la xenofobia y la más vil y repugnante discriminación. ¿Por qué se prohíbe a una raza asistir a una marcha? ¿No debería la Fiscalía actuar de oficio? ¿Por qué los silencian los medios, y los políticos callan?

Lo de nuestra España ya no da ni asco.

Patricia Malagón
Autor: Patricia Malagón
Periodista. Economía y mercados. Liberal.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.