Getafe reconoce que ha estado pagando 2.500 euros al mes a un refugiado 'por no trabajar'

osama-refugiado

Osama Abdul Mohsen, el refugiado de la zancadilla, ha cumplido un año en España y ahora se ha quedado sin trabajo. La empresa que lo había contratado, el Centro Nacional de Formación de Entrenadores de Fútbol (Cenafe Escuelas), ha tenido problemas con su desempeño porque no ha aprendido español. Ambos han llegado a una acuerdo: no le han renovado el contrato, cobrará unos cuatro meses el paro y, si al final de ese periodo ya habla el idioma, recuperará su puesto. Pero si no, no lo volverán a contratar.

Pero Miguel Ángel Galán, presidente de Cenafe Escuelas SL, explica, entrevistado por 20minutos que, la empresa, tiene toda la intención de volver a contar con Osama. Como prueba, e independientemente de si le vuelven a contratar o no, han renovado el alquiler del piso (que paga la empresa) donde vive el refugiado con su familia hasta noviembre de 2017. "No vamos a dejar a los hijos en la calle", señala Galán.

A su llegada a España, Osama fue contratado por Cenafe Escuelas por un año para su sede en Getafe (Madrid). En ese tiempo, explica Galán, ha estado cobrando aproximadamente 2.500 euros cada mes: 1.200 euros en concepto de sueldo, 600 euros para gastos, más las facturas de luz, agua, internet y móvil; 700 euros para que Osama los enviara a su familia (que está en Turquía) y otros gastos que han ido surgiendo (dentista, ropa, etc).

Barrera del español

Sin embargo, la empresa ha encontrado que la barrera del idioma no se ha superado. "No ha hecho ningún esfuerzo por aprender español", afirma Galán. "Si no sabes español, ¿qué vas a hacer en una oficina?"

Apunta que se trata de una falta de interés, pues sus hijos, de 8 y 19 años, ya lo hablan, mientras que el padre no sabe decir "dos frases".

También se le ha ofrecido enviarlo a la calle en busca de posibles alumnos para el centro en zonas o círculos donde se hable árabe, pero se ha negado, asegura.

El presidente apunta que no puede estar "un año regalando un sueldo" sin poder aprovechar profesionalmente a Osama. "No podemos seguir pagando sin que a cambio Osama aprenda a hablar español".

Esta situación incluso había comenzado a crear un mal ambiente en la oficina, al existir una persona cobrando que no podía ponerse a trabajar normalmente por la barrera del idioma. Por ello, afirma Galán, ha tomado la decisión junto con Osama este mismo jueves por la tarde. Su contrato se había vencido el pasado 2 de octubre.

Galán señala que, al haber estado trabajando un año y con la "cotización máxima", Osama tendrá derecho a unos cuatro meses de paro con un subsidio de aproximadamente mil euros. Con ese tiempo y dinero podrá dedicarse por completo al idioma de Cervantes. Además, agrega, probablmente tenga derecho también a una ayuda estatal por su condición de refugiado.

"En febrero, cuando se le acabe el paro y vuelva con el español aprendido, lo volveremos a contratar", ha prometido el presidente, que se ha mostrado confiado en que lo conseguirá: "Se trata de una persona culta, sabe varios idiomas: inglés, árabe y un poco de alemán".

De lo contrario, no habrá más trabajo para Osama. "Si al final sigue sin aprenderlo, no le contrataremos. Necesitamos una muestra de su integración, de que puede llegar a ser autosuficiente".

Madrid dará 400 euros al mes, tarjeta sanitaria y piso gratis a los refugiados de Siria

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.