Miles de gilipollas hacen colas kilométricas y agotan el papel de váter en todo Madrid

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

El paso de la borrasca Filomena ha provocado en Madrid el cierre de algunas cadenas de alimentación, comercios de proximidad y grandes centros durante el fin de semana, lo que ha hecho que los que han podido abrir este domingo hayan tenido largas colas en su exterior.

Para hacer frente a esta situación el Corte Inglés abrió este domingo un total de 28 supermercados Supercor en la Comunidad de Madrid (23 de ellos en la capital) para proporcionar alimentos y bienes de primera necesidad a los ciudadanos, con un horario de 12 a 18 horas.

También abren once hipermercados Carrefour (Hortaleza, Alcalá Centro, San Blas Las Rosas, Madrid Sur, Tres Cantos, Valdelasfuentes, Torrejón, Aluche, Los Ángeles, Getafe y Fuenlabrada), todos ellos a partir de las 12 horas. 

A los hipermercados se suman 26 tiendas Carrefour Market que abren este domingo en la comunidad también a partir de las 12 horas, la mayoría de ellas situada en Madrid capital, según ha detallado el grupo en su cuenta de Twitter.

Pese a ello, la situación varía mucho según el barrio.

En Coslada, en el Corredor del Henares, varios clientes se han quejado este domingo a los trabajadores de un supermercado por no controlar el "aforo", ha relatado a Efe una de las afectadas: "Han permitido que entre todo el mundo a la vez a comprar, sin respetar aforos por la Covid. Aquello parece el metro en hora punta".

Aunque no sucede los mismo en todos los distritos de la capital, en los que, en algunos casos, los comercios continúan cerrados, mientras que en otros la actividad se desarrolla con normalidad.

Sin embargo, como ya ocurrió durante los primeros días de confinamiento, en el mes de marzo, en algunos supermercados vuelven a contemplarse estanterías vacías de algunos productos básicos, como carne y fruta, y de nuevo el papel higiénico a vuelto a agotarse en algunos sitios.

Las colas en las panaderías son de nuevo extensas, cuenta una vecina, que ha salido a comprar el pan y tenía a veinte personas delante en su comercio habitual; cuando ha cambiado de establecimiento, le han advertido de que metían al horno la última remesa porque se les había terminado ya la cantidad prevista de un domingo habitual.

Una situación que se ha replicado en Vallecas, donde también hay colas en las panaderías y algunas cadenas de supermercados continúan cerradas, aunque el sol que luce hoy en la capital no ha impedido que las terrazas de los bares haya gente tomando el aperitivo.

Cuarenta personas esperaban en la puerta para acceder a otro super de la zona de Ventas, mientras que en Las Tablas, en el norte de la capital, muchos comercios aún permanecen cerrados.

En Chamberí, otra vecina cuenta que un establecimiento de los que casi siempre abren continúa hoy cerrado aunque ha abierto su competencia, con "poco producto", especialmente, de frutas, verduras y vino.

El servicio de alimentación del que disponen algunas gasolineras en la ciudad se ha convertido en el lugar de abastecimiento para ciudadanos que no habían previsto que el temporal les impidiera hacer su compra semanal durante el fin de semana, una alternativa que ha provocado que también se agotaran algunos de sus productos.

Una dirigente de Podemos dice que la meteorología es machista por ponerle a la borrasca Filomena nombre de mujer


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.