#VÍDEO El vergonzoso cambio de discurso de Joan Tardá y la independencia de Cataluña

tarda-congreso

Desde que la justicia ha intervenido en el 'procés', encarcelando a Oriol Junqueras y a siete exconsellers en las prisiones de Estremera y Alcalá Meco, y con la huída de Carles Puigdemont a Bruselas el discurso independentista empezó a cambiar. De las posturas más radicales exhortando a los ciudadanos a salir a la calle y luchar por la republica catalana a reconocer que la independencia era inviable. Un vuelco progresivo y repentino que hemos observado en apenas un par de semanas.

Primero fue Carmen Forcadell, que con su discurso en el Tribunal Supremo demostró la marcha atrás que estaba comenzando en el seno nacionalista. La expresidenta del Parlament, una de las principales impulsoras del soberanismo, declaró ante el juez Pablo Llarena que respetaría la Constitución Española.

"No es que hayan asumido la intervención derivada de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, sino que han manifestado que o bien renuncian a la actividad política futura o, los que desean seguir ejerciéndola, lo harán renunciando a cualquier actuación fuera del marco constitucional", afirmó el magistrado en su auto.

Apenas unas semanas antes, Forcadell pedía a voz en grito no dar "ni un paso atrás" para frenar el 'procés' durante un mitin independentista.

Después la siguieron Junqueras y más miembros del Govern reconociendo que la independencia era inviable. De hecho, Carles Puigdemont ha dicho desde Bruselas que declararon la independencia uniltateral para "abrir una vía de dialogo" con el Gobierno. Tal cual.

Cambio en ERC

Gabriel Rufián, portavoz adjunto del partido republicano en el Congreso de los Diputados, también ha moderado su discurso. De hecho, hace solo unos días en la cadena COPE reconocía que no había "nada que nos separe con España". Además, declaró que le gusta España, Madrid y que era 'fan' del Real Madrid cuando estaban Beckham y Zidane.

Otro que ha modificado diametralmente su discurso es Joan Tardà, líder de ERC en el Congreso. A principios de octubre esto era lo que decía ante los estudiantes de la Universidad de Barcelona (y citamos de forma y manera literal):

"Nos hemos comprometido a parir la Republica. Pero quien debe comandarla sois vosotros y si no lo hacéis, habréis cometido un delito. Un delito de traición".

En septiembre afirmaba que "en Cataluña tenemos una mayoría independentista".

Sin embargo, hace solo unos días estas fueron sus palabras: "¿Saben por qué no se ha conseguido una republica catalana? Porque no ha habido una mayoría independentista".

Clara Ponsatí, exconseller, aseguró en Rac1 que "no estábamos preparados para dar continuidad política de forma solida a lo que iba a ser el pueblo de Cataluña el 1 de octubre"

Los ejemplos se multiplican, los ex cargos de la Generalitat han cambiado radicalmente su discurso, e incluso muchos de ellos han asegurado que no se puede plantear la vía unilateral en la próxima legislatura.

Una estafa en toda regla y un timo de descomunales proporciones que, además de fracturar en dos a la sociedad catalana, ha sumido a Cataluña en una catarsis económica sin precedentes. Si no estaban preparados para la independencia, se podrían haber dado cuenta antes de empujar a más de 2 millones de personas directamente al abismo.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.