España | Cataluña

¡Vaya mojón! El pesebre progre de Ada Colau: un homenaje a IKEA

pesebre barcelona

El nuevo pesebre progre de la Plaça Sant Jaume de Barcelona, promocionará este año las Navidades sin Niño Jesús, sin Virgen María, sin portal y hasta sin Belén. Todo para no ofender a los ateos. Ni a los laicos. Ni a los musulmanes. Ni a los budistas. Ni a las feministas. Ni a los hindús. Ni a los alérgicos al gluten. Solo ofenderá a los cristianos, que esos no cuentan. Las cosas de Ada Colau que pagamos con el dinero de todos. Y si no te gusta, y quieres montar un Nacimiento tradicional, normal, el de toda la vida, eres un retrógrado y un fascista redomado, y debes morir lapidado.

El gran protagonista del Belén esta vez será una figura gigante, bautizada como ‘Señor Invierno’ (¿y por qué no ‘invierna’?) que presidirá la particular performance, una mesa acompañada por sillas gigantes. Más que un pesebre, parece un homenaje a IKEA.

Según el Consistorio, la composición adopta el concepto de comida familiar como temática central de la obra. Por este motivo, todas las figuras se sitúan alrededor de una mesa de grandes proporciones. Una propuesta a cargo del escenógrafo Sebastià Brosa, otro progre, y que el ejecutivo municipal vende como "una apuesta plena de la creatividad, ternura y humor”, mediante una “representación abstracta de las tradicionales figuras”. El Niño Jesús es una silla de madera adornada con un babero y una corona.

La web del consistorio de Barcelona introduce como "invitado de honor" y "protagonista de la Navidad" al títere de cuatro metros llamado 'Señor Invierno'. Esta figura barbuda ya participó en el acto oficial de encendido del iluminado y se instalará definitivamente en la Plaça Catalunya el 21 de diciembre -coincidiendo con el solsticio de invierno- hasta el 4 de enero.

El homenaje a Ada Colau de MEDITERRÁNEO DIGITAL

En MEDITERRÁNEO DIGITAL también hemos querido sumarnos a esta particular catarata de creatividad y montar una performance alternativa para celebrar estas Fiestas de Navidad. Lo hemos dedicado al Ayuntamiento de Barcelona y está montado en el baño. La figura de la alcaldesa, este año, está representada por un retrete decorado con un lacito amarillo, que simboliza un lugar común, que humaniza a todos los mortales, desde el más rico al más pobre, hombres y mujeres, y nos iguala frente al neocapitalismo global. Para limpiarnos el culete, un papel de váter decorado con los colores de la bandera estelada.

Una singular propuesta con un tono irónico sobre el que pueden pasar a defecar en horario de oficina, en un guiño simpático a otra figura del tradicional Belén catalán: el caganer. Si es que somos unos cachondos. Y todo eso, en pleno corazón de España, en el madrileño Paseo de la Castellana. Para que luego digan que no tenemos sensibilidad.

caganer

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.