Un candidato gitano de VOX pide la baja del partido y se hace independentista

gitano vox

¿Creía usted que ya lo había visto todo en política? No amigos, esto es España. Y aquí la realidad siempre supera la ficción. ¿Qué es lo más surrealista que podría ocurrir? ¿Que el PSOE no pactara con Podemos y los nacionalistas? ¿Que el Partido Popular se olvidara de sus eternos complejos? ¿Que Pedro Sánchez diera la vuelta al mundo en Falcón? Nada. Pecata minuta. Simples aprendices de brujo. 

Un dirigente de VOX, candidato de la formación de Santiago Abascal a la alcaldía de Alfarràs (Lérida) en las elecciones del pasado 26 de mayo ha dejado el partido porque se ha hecho ¡independentista!

Sí, señores. Tal cual. Increíble pero cierto. De estar en el partido más a la derecha de nuestro arco parlamentario, que defiende sin complejos la unidad nacional, la supresión de las autonomías y que incluso ha canalizado toda la acusación popular en el mediático juicio del ‘procés’ contra los líderes separatistas… a convertirse en el fan número uno de Puigdemont.

La política de este país nunca dejará de sorprendernos.

Antonio Jiménez, un gitano catalán, se presentó como número uno en la lista de VOX en la localidad leridana de Alfarràs, pero ahora ha decidido darse de baja del partido y denunciar que se siente “engañado” por los de Abascal porque, según afirma, se ha dado cuenta que son “de extrema derecha”. Y por eso ha decidido pasarse al lado oscuro... y hacerse 'indepe'.

Todo eso, solouna semana después de las elecciones. Se ha caído del caballo, como el Apóstol San Pablo, y ha visto la luz del camino a Ítaca. Obvia decir que su repentina reconversión ocurrió súbitamente después de que no sacara acta de concejal en el Consistorio municipal. Por si todavía quedaban dudas.

Detienen a 5 gitanos con 4.000 kilos de naranjas en el coche y alegan que son 'para consumo propio'

“Pido disculpas a todos los catalanes y al colectivo gitano y no gitano”, ha declarado Jiménez en una entrevista en Emum Ràdio donde ha asegurado tener ideas “profundamente catalanistas, no españolas”"Yo quiero mi tierra y ellos solo quieren lo suyo. Uno por otro, la casa sin barrer", ha dicho. "Estoy en Cataluña y tengo que luchar por mi tierra", ha señalado, por lo que pide "perdón a todos los catalanes. Por haberles defraudado", y se lamenta, mientras promete, a imagen y semejanza del Rey más campechano que "lo siento, no lo volveré a hacer. Nunca más"“Mi corazón es independentista”, ha llegado a proclamar en un acto de contrición sin precedentes.

El excandidato gitano de VOX afirma que no pudo ser entrevistado durante la campaña electoral porque, según apunta, así se lo pidieron desde el partido. Estaba vetado. Además de lamentar no haber recibido la ayuda prometida. “A la hora de la verdad no me apoyaron en nada”. "Me prometieron el oro y el moro y no han cumplido nada", ha asegurado. "Me prometieron que vendrían y apoyarían a mi asociación, pero no lo hicieron. Me prometieron que me iban a ayudar en todos los momentos y en todas las circunstancias".

Tal ha sido su decepción que Antonio Jiménez anuncia su intención de abandonar su brevísima carrera tras esta corta irrupción en política para dedicarse en cuerpo y alma a la entidad ‘Acció Social’ Alfarràs. Pista: es una entidad subvencionada para la integración de la comunidad gitana que depende directamente de la Generalitat. Y a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Pobre Antonio. De proclamar su amor por la indisoluble defensa de la unidad de la Patria a abrazar los postulados del independentismo más radical. Y con solo 10 días de diferencia. Un alegato de reconversión en versión express que haría llorar de emoción a la mismísima Pilar Rahola. Los caminos del procés son inescrutables.

Jordi Sánchez denuncia que un gitano le enseña el miembro en el comedor de la cárcel


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.