#ThugLife Un coche embiste las cruces amarillas de la Plaza Mayor de Vic

coche vic

Hartos. Los catalanes normales están cansados de la paranoia colectiva del independentismo, que ha convertido sus anhelos políticos y sus Repúblicas imaginarias en una pesadilla a gran escala.

Desde la crucecitas y los lazos amarillos, a la máquina de propaganda a dispersión de TV3 y los medios públicos, la metástasis del procés llega absolutamente todos los rincones de la vida en Cataluña.

Los autodenominados Grupos de Defensa de la República (CDR) organizaron esta semana una plantada masiva de cruces en la Plaza Mayor de Vic. Un espacio público y de todos, que se apropiaron para escenificar su enésima performance de totalitarismo y odio a España

Y de tanto tensar la cuerda, al final se rompe. Un coche ha embestido a toda velocidad, y a plena luz del día, los crucifijos separatistas, para terror y desconcierto de los presentes y desesperación de los impulsores del enésimo numerito indepe.  

Las cruces debían permanecer en la plaza hasta este domingo. Después, estaba previsto apadrinarlas. Cada indepe compraría una cruz que se llevaría a casa. Los fondos recaudados irían destinados a la 'caja de solidaridad' de los presos políticos. Absolutamente de frenopático.

Los Mossos ya han abierto una investigación para encontrar al autor de los hechos, y el Ayuntamiento de Vic, en manos de los independentistas, ha calificado el acto de atentado contra la libertad. Ocupar toda una plaza pública con cruces de madera es democracia de la buena.

Edgar Sánchez
Autor: Edgar SánchezWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Nacido en Barcelona el 29 de mayo de 1980. Periodista y empresario del mundo de la comunicación. Fundador y Director editorial de THE PLAY y MEDITERRÁNEO DIGITAL. Políticamente incorrecto.

Los más leídos