Quim Torra, discurso bélico contra España: 'Libertad o libertad'

 quim torra talamanca

Buena parte del corpus ideológico del nacionalismo catalán justifica sus aspiraciones secesionistas recordando la Guerra de Sucesión Española que enfrentó en el siglo XVIII a los favorables al candidato Borbón contra los defensores de los Habsburgo. Aunque la contienda fue un litigio internacional, la derrota de las tropas catalanas en 1714 ha alimentado el victimismo historicista de generaciones de intelectuales catalanistas.

Si bien la «Diada» del 11 de septiembre -que desde 2012 llena las calles de Barcelona con cientos de miles de independentistas- hace referencia a la caída de la ciudad condal en esa contienda, el independentismo hace unos años que ha incorporado en su calendario de celebraciones históricas otra fecha: la «Batalla de Talamanca». Esta conmemoración fue la excusa perfecta para que ayer el presidente catalán, Quim Torra, exhibiera su discurso más bélico contra España.

«Si no somos libres, no somos nada»

«En 1714 Barcelona resistió porque tenía todo un país detrás. Si no somos libres, no somos nada», resaltó Torra en un acto para recordar la última batalla que las tropas austracistas ganaron ante sus adversarios en la comarca del Bages (Barcelona). «O libertad o libertad», proclamó ante un dispar grupo de autoridades conformado, entre otras, por representantes del secretariado de la Assemblea Nacional Catalana (ANC).

Como no podía ser de otra forma, y a pesar de su difícil justificación protocolaria, el expresidente cesado Carles Puigdemont también hizo acto de presencia -telemática- en el acto pidiendo la libertad del los «presos políticos» y reivindicado el «espíritu de Talamanca», tal y como recoge la Generalitat en una nota de prensa enviada ayer a los medios. Paralelamente, Torra aprovechó el acto para pedir «sacrificios» a los catalanes si su meta es lograr la independencia.

«Venimos del referéndum del 1 de octubre y de la declaración de independencia, para hacer efectiva la república necesitamos toda la capacidad de sacrificio, toda la disposición hasta las últimas consecuencias», resaltó Torra en un discurso melancólico con claras referencias militaristas que realizó rodeado de ciudadanos disfrazados de soldados austracistas y que le sirvió para calentar motores para un otoño que se prevé intenso en el plano político y judicial.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.