Puigdemont: 'España se ha desconectado de Cataluña'

puigdemont-diada-mensaje

Horas antes de convertirse en el primer president de la Generalitat que participa activamente en los actos independentistas del 11 de Septiembre, Carles Puigdemont eludió incorporar la ruptura en la hoja de ruta soberanista y recuperó la idea del referéndum pactado como salida para Cataluña en el tradicional discurso previo a la Diada.

Un mensaje, emitido por TV3 antes de los actos institucionales del Govern, en el que evitó hablar de «desconexión», «independencia» o «unilateralidad» para pedir consenso y pacto desde las «opciones ideológicas más diversas». «Los catalanes no nos hemos negado al diálogo», aseguró tras cargar contra la «parálisis institucional y política» del Estado.

«Sin política se hace difícil dialogar, sobre todo con quien no quiere y sólo utiliza la Justicia para intentar resolver un problema que es político», denunció Puigdemont en referencia a las últimos recursos del Gobierno al Tribunal Constitucional por el plan de desconexión aprobado en el Parlament.

Es más, el president usó el argumento a la inversa y acusó al Gobierno español de ser él quien «se está desconectado» de Cataluña para explicar la falta de inversiones en infraestructuras que, a su juicio, mantiene el Ejecutivo central con la Generalitat.

En este sentido, enumeró el traspaso de Cercanías, el Corredor Mediterráneo o la «asfixia financiera» como cuentas pendientes del Estado. «El Gobierno español continúa ignorando las necesidades de los catalanes», resumió para justificar que «Cataluña es un país que tiene un proyecto de futuro».

Eso sí, lejos de incidir en este aspecto y plantear la ruptura unilateral para culminar la hoja de ruta independentista -como piden varios sectores del soberanismo-, Puigdemont decidió modular su tono y referirse en más de una ocasión al «pacto» y al «diálogo» para encarar un curso político «en el que habrá que tomar decisiones que garanticen que Cataluña pueda elegir en libertad su camino».

De hecho, ésta fue la referencia más explícita de Puigdemont al camino a seguir en los próximos meses, con la opción de la consulta unilateral planteada por la CUP sin aparecer en su discurso. Además, el president también llamó de forma explícita a afrontar los próximos pasos «dialogando, pactando y votando», en clara referencia a la opción de recuperar la consulta pactada con el Estado como vía de salida para Cataluña.

Un planteamiento que choca con los intereses de la CUP, las entidades soberanistas y Esquerra, socio prioritario de Convergència bajo el paraguas de Junts pel Sí. A cambio, Puigdemont acontenta a los sectores más moderados del nacionalismo, que ven el referéndum pactado como la mejor de las opciones para Cataluña.

El tono rebajado de Puigdemont, no obstante, coincide con su presencia en la denominada Diada de la «desconexión», la última antes de la hipotética proclamación de la República catalana que propugnan las entidades y los sectores más radicales del soberanismo. Cabe recordar que Artur Mas nunca había acudido a las manifestaciones independentistas para preservar su rol institucional.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.